El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Dos días de clases

17 mayo, 2019

Sólo dos días tuvieron clases los alumnos de educación básica en escuelas públicas, el 14 fue asueto por el festejo a los maestros en el Polyforum y fueron todos a ver si se sacaban un carro, tele o minisplit, 15 por ser el mero Día del Maestro y hoy por eventos de “muestras pedagógicas”.

Es decir, esta semana los alumnos sólo fueron a clases el lunes y el jueves, ahí es donde la gente se pregunta si en verdad era necesario tanto asueto, pues tradicionalmente a los maestros se les daba sólo su día, el 15 de mayo, así como los estudiantes sólo celebran el 23 de mayo.

La falta de agua en Reservas y colonias aledañas, ha hecho necesario mandar pipas, pero esto está realmente lejos de subsanar las necesidades de tantos residentes del sector, al grado que los vecinos corren detrás de las pipas de agua y prácticamente se pelean por el agua.

Por encima de todo esto, algunos mencionan que les pretendían vender el agua a los ciudadanos, claro que no pudieron hacerlo con la mayoría, pues la gente cansada y molesta por la problemática se les echó encima.

Ante esto, algunos mencionan que las “llenadoras” automáticas de las compañías de agua se secaron ante la enorme demanda.

Mbumba Mayele -originario de El Congo- tiene doctorado en matemáticas y habla siete idiomas, pero en Nuevo Laredo limpia vidrios para poder sacar el día a día para él y su familia, mientras espera le sea resuelto el asilo político en los Estados Unidos.

Esta es una de muchas historias de los migrantes en la ciudad y el caso de Mbumba en particular es un ejemplo claro de lo apremiante de las circunstancias que obligan a alguien con su perfil a buscar no sólo oportunidades, sino refugio fuera de su país.

Muchos de los migrantes africanos que vemos en la ciudad tenían empleos, autos y casas en su país, justo como cualquiera en Nuevo Laredo, si nos ponemos en sus zapatos, e imaginar qué haríamos nosotros en su lugar, estando en un país lejano, con otro idioma y costumbres pasando las penurias que ellos experimentan.

Las encuestas están por todos lados, es difícil huir de ellas, pues sólo basta estar en el trabajo o en la casa y al contestar el teléfono una “encuestadora” plantea los cuestionamientos usuales de que “si las elecciones fueran hoy, ¿por quién votaría?” e incluso también están pidiendo evaluar el desempeño del gobernador, dando tres opciones que uno puede votar utilizando el teclado alfanumérico.

Al final, pocas de las encuestas publicadas reflejan la realidad, en el caso de algunos por lo tendencioso de sus datos y en otros por la metodología poco confiable.