El Mañana

domingo, 08 de diciembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Dos fenómenos migratorios, una ciudad

17 julio, 2019

El movimiento que se ha visto en el Puente internacional I de migrantes extranjeros vino a coincidir con las redadas que se anunciaron de parte del gobierno estadounidense; sin embargo -al menos en el caso del PI-, se trata de aquellos que se encontraban en albergues de Nuevo Laredo y fueron llamados por el CBP para el seguimiento de su solicitud de asilo político, éstos duran apenas un día y son regresados a Nuevo Laredo, pero curiosamente ya no pueden permanecer en esta ciudad.

Hace unos días que estuvieron autoridades y representantes de organismos -todos en el tenor de la migración- acordaron que los migrantes fueran llamados por albergue en grupos de 15 a 20, éstos permanecen las 24 horas en territorio norteamericano y luego que los regresan por el Puente I ya no pueden estar en Nuevo Laredo, sino que deben ir a otras ciudades como Monterrey, claro que en este reingreso a México el INM les da un permiso distinto, que ahora les permite trabajar.

El Puente II -según trasciende- es utilizado en este sentido exclusivamente para las repatriaciones, es decir, los mexicanos que son deportados, pues ellos siguen un proceso distinto ya que provienen de centros de detención y al regresar a este -su país- los esperan organismos como el INM y el ITM, quienes con acuerdos de algunos estados del interior los regresan a sus lugares de origen en autobuses.

En resumidas cuentas estamos viendo dos fenómenos de manera simultánea, pues mientras por el Puente I van y vienen en un día los extranjeros que piden asilo político en EUA, por el Puente II están repatriando a los mexicanos, algunos de ellos de las famosas redadas.

Según trasciende en unos 10 días estaríamos viendo un movimiento mucho más destacado de migrantes, pero los extranjeros -presuntamente- al llegar a Nuevo Laredo serían enviados en camiones a Colombia, Nuevo León.

Esta es la estrategia que se dice aplicarán, aunque es algo cuestionable, pues se trata de una comunidad muy pequeña que no tendrá forma de acomodar a cientos de migrantes que saldrán a buscar el sustento en las calles, ahora con permiso de trabajo, pero que difícilmente habrá para todos; es decir no hay limosnas ni trabajo para tantos.

Tal como dice la frase se va el “gato y los ratones hacen fiesta” así pasa en la Jurisdicción Sanitaria No. 5, se va el jefe, y con ellos, los subordinados también, es decir; coordinador de Servicios de Salud, Administrador, Recursos Humanos y director del Módulo de Salud de La Fe, al igual que un sinfín de trabajadores, dejando acéfala la dirección y nadie presente en caso de una emergencia.