El Mañana

miércoles, 26 de junio de 2019

Pedro Chapa Salinas
En voz alta Pedro Chapa Salinas

Dos infamias por fin al descubierto

26 mayo, 2019

México ha sufrido desde que tenemos uso de razón de grandes injusticias propiciadas desde el gobierno en contra de los más necesitados, y en contra de la libertad de expresión. Este es el caso de la condonación de impuestos y créditos fiscales a favor de las grandes corporaciones que se han beneficiado durante décadas de estas prácticas deliberadas que les permite gozar de privilegios en detrimento de la recaudación fiscal, cuyo principio constitucional es de universalidad, proporcionalidad, justicia y equidad.

De igual manera, las prácticas de censura que mediante carretonadas de dinero fomentaban los malos gobiernos corrompiendo a líderes de opinión e incidiendo en la línea editorial de los medios masivos de comunicación, convirtiendo la publicidad oficial en moneda de cambio y mercancía al servicio del régimen.

Desvirtuada la libertad de expresión y el derecho ciudadano a la información, el poder ilegalmente constituido ejercía una presión amenazante hacia convalidar las políticas públicas neoliberales que se dictaban a la fuerza en contra de la mayoría de la población.

Ello llegó a su fin esta semana que termina en dos actos históricos emprendidos por el gobierno de la Cuarta Transformación en donde, congruente con sus promesas de campaña, el presidente Andrés Manuel López Obrador transparentó e hizo pública esta práctica corrupta poniéndola al servicio del Instituto Nacional de Acceso a la Información, que por ley y en caso de una solicitud ciudadana, estará obligada a darla a conocer, aunque ya se encuentran amparadas personas morales que se sienten aludidas, para impedir que sus nombres sean revelados.

En este sentido, solamente en los sexenios de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto, se dejaron de cobrar por estos conceptos más de un billón de pesos -sí, leyó usted bien, estimado lector, estimada lectora, un total de un millón de millones de pesos-. Y de acuerdo con la directora del SAT, Margarita Ríos Fajart, esta infame cantidad que representa el 20% del total del presupuesto federal para este año puede y debe ser recobrado, motivo por el cual los dueños millonarios de estos emporios, algunos de ellos transnacionales, están más que preocupados.

Por otro lado, la lista de comunicadores que fue dada a conocer por Presidencia, de quienes estaban prácticamente en la nómina de gobierno, recibió jugosos contratos millonarios que hoy salen a la luz gracias al compromiso del Presidente en un claro intento por reivindicar el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información pública. Gran parte de todos estos chayoteros, si no es que todos, participó de manera activa en contra de la oposición al antiguo régimen, linchando y haciendo campaña de desprestigio contra Andrés Manuel López Obrador pagados con dinero público.

Así las cosas, estas dos acciones de gobierno sientan las bases de una cultura, no sólo de transparencia en el ejercicio del recurso público, sino que imprime un precedente histórico de justicia, derecho y equidad, en donde el combate a la corrupción juega, de nuevo, un papel fundamental en la Cuarta Transformación. Nadie, en su sano juicio, podrá refutar que estas medidas emparejan el piso entre los contribuyentes e imprimen un grado importantísimo de exposición de la manera en que el antiguo régimen despilfarraba nuestro dinero.