El Mañana

martes, 12 de noviembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Echan medidas para el muro en Laredo

17 octubre, 2019

Ya llegaron, ya están aquí… echando medidas los elementos
del Cuerpo de Ingeniería Militar estadounidense, en lo que serían las primeras
diligencias del muro.

Lo primero en su diligencia es pedir permiso a dueños de al
menos 30 terrenos a orillas del río Bravo -del Colegio de Laredo a Colombia,
Nuevo León-, donde proyectan la construcción del muro de Trump, hasta eso,
ahorita aún están en plan de pedir permiso, aunque ya dijeron que eso de
expropiar pues no es algo que descarte la Administración.

En esa parte de los permisos, es en la que Tricia Cortez,
directora ejecutiva del Centro Internacional de Estudios del Río Grande, pide a
los dueños de los predios no firmar autorizaciones para que hagan el trabajo
topográfico, pues manifiesta que hacerlo es prácticamente dar el aval para
hacer el muro.

A todo esto hay que entender que para los dueños de los
ranchos las implicaciones, además de lo políticamente incorrecto que es tener
un muro, el impacto ambiental es mucho mayor que el flujo migratorio que podría
reducir, que de hecho no es muy efectiva ni asusta a ningún contrabandista ni
migrante.

Ayer estuvo el nuevo embajador de Estados Unidos en México,
Christopher Landau, y como era de esperarse Rivas quiso levantarse el cuello
diciendo que “sostuvo un diálogo” con él sobre “fortalecer” el desarrollo
económico y otras cosas que se dicen por default en los discursos cuando se
trata de autoridades de dos naciones, ya saben, frases como “estrechar lazos”,
“reiterar el apoyo”, amistad, respeto, liderazgo y todo lo demás que se incluye
en los diálogos de dientes para afuera en estos casos.

Lo que sí, es que se trata de la primera ciudad que Landau
visita en calidad de Embajador, quien se dio la vuelta por las empresas
Caterpillar y Palos Garza.

Hoy estará en el foro de comercio en el que estarán
representantes de la IP y de organismos del gobierno federal.

La lluvia de ayer fue tan, pero tan ligera, que ni siquiera
generó los tradicionales y profundos encharcamientos, pero sí la intermitencia
en el servicio de electricidad en algunos sectores.

Como es usual, las verdaderas contingencias climatológicas
nos sacan la vuelta, ayer muy temprano había una alerta de condiciones
propicias para la formación de tornados, incluso desde la noche del martes
había un pronóstico de muy posibles y fuertes tormentas, pero ni una, ni otra
ocurrió, apenas una brizna que por breves momentos se tornaba en lluvia ligera,
eso sí, constante.