El Mañana

miércoles, 19 de junio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

El apagón

19 enero, 2019

El apagón en Estados Unidos ha tenido amplia cobertura por los medios de ese país por todas las implicaciones, entre éstas que se trata del más extenso “shutdown” en la historia contemporánea estadounidense, a pesar de que se percibe en México como algo distante, para los fronterizos es algo muy palpable.

En todo esto sólo hay que entender que el universo de empleos y servicios de oficinas federales en Estados Unidos ha sido tocado por esta problemática de una u otra forma y eventualmente afectando su entorno.

En el caso de Laredo los empleos federales que predominan, tienen que ver con la aduana y protección fronteriza, desde quienes dan los permisos de internación y hacen revisiones en los puentes, hasta aquellos que patrullan la franja para evitar el ingreso de personas indocumentadas, así como el combate de diversas actividades ilícitas propias de una frontera.

Otro apagón que experimentamos miles de neolaredenses ocurrió ayer al mediodía cuando un operador de una retroexcavadora que realizaba obras de introducción de drenaje en la calle Chihuahua a la altura de César López de Lara, cuando le calculó mal a la “mano de chango” y jaló los cables que a su vez derribaron un poste y doblaron otro.

Lo peor fue que con ese incidente miles de hogares y cientos de negocios, escuelas y hospitales estuvieron sin luz al menos por una hora y otro rato con intermitencia en el servicio, aunado al caos vial que ocurrió en el primer cuadrante de la ciudad por los semáforos apagados, todo por el descuido del operador. Ahora sí que con el apagón, qué cosas suceden.

Pensar que en tan solo 24 horas murieron dos personas quemadas como consecuencia de accidentes ocurridos en casa, denota en la mayoría de los casos, imprudencias o actos que se supone que no se deben realizar por estas temporadas de bajas temperaturas.

La primera tragedia ocurrió en la colonia Buenavista, la víctima quedó totalmente calcinada, la segunda fue mucho después que ocurrieran los hechos.

Los dos fueron trágicos; sin embargo, durante esta temporada de frío, en la ciudad hemos tenidos múltiples casos de incendios a causa de cortocircuitos y otras circunstancias.

Afortunadamente en la mayoría de los casos corrieron con suerte muchas de las personas que se encontraban en el lugar de los hechos, aunque también como los dos casos mencionados anteriormente, hubo quienes no tuvieron más oportunidades para vivir.

Es verdad que en muchos de los casos son accidentes que suceden sin explicación alguna; sin embargo, también vale la pena mirar hacia los errores que muchos cometen, puesto que la imprudencia muchas veces puede más que vivir.