El Mañana

jueves, 23 de enero de 2020

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

El calvario del SENTRI

8 diciembre, 2019

Casi diariamente el SENTRI tiene más fila y es más tardada
que la de los usuarios regulares, algo que es inconcebible para los usuarios,
que pasaron el filtro ante las autoridades estadounidenses y devengaron casi 6
mil pesos anuales en una sola exhibición para poder cruzar con más rapidez
cualquier día del año, pero ahora más que un beneficio se ha convertido en un
obstáculo.

En teoría, el beneficio del usuario SENTRI es que al estar
precalificado y con el peaje prepagado se reduce considerablemente su tiempo de
cruce al no tener que pasar por la entrevista usual con un oficial de aduana
americano ni detenerse a pagar en la caseta del lado mexicano.

En la práctica reciente, la realidad es distinta, pues esa
fluidez no ha funcionado y para colmo, los usuarios SENTRI están restringidos a
usar sólo la línea exprés, pues aunque se sientan tentados a formarse en los
carriles generales que en muchas ocasiones están vacíos, deben aguantarse y
permanecer en donde les toca.

Es curioso, pero se ha vuelto demasiado común que las filas
generales para cruzar a Estados Unidos tengan poca afluencia, y que la única y
muy extensa fila sea la del SENTRI.

Para muchos que han vivido los cambios, lo peor comenzó
cuando se cambió la fila del SENTRI del Puente II -que tenía ya un cómodo
acceso por el Colosio en la extrema derecha que funcionaba bien-, al Puente I
con un ingreso más incómodo y por donde constantemente se integran personas
foráneas que no corresponden a dicho carril.

Desde que se pasó al Puente I, cada vez que hay filas por el
SENTRI, que es cada vez más frecuente, ha sido necesario concentrar unidades y
elementos de tránsito para bloquear accesos -y evitar que se cuelen en la
fila-, así como para procurar el ordenamiento vial -que por lo regular no se
logra-, cuando éstos podrían destinarse a otras actividades.

Al final, lo más crítico radica en la problemática
administrativa en torno a la renovación y activación de los chips para
automatizar el proceso de validación del peaje del lado mexicano que a su vez
implica el ingreso rápido o lo contrario, pues al fallar esto, uno de los
guardias debe verificar manualmente la vigencia de cada uno para permitirles
pasar; aunado a esto un pésimo ordenamiento vial.

Los bomberos hicieron un sentido homenaje a su compañero
Baldemar Chávez Tapia, quien pasó recientemente a mejor vida.

Con un último pase de lista en el turno que le tocaría estar de guardia, sus compañeros en la Estación 3, se despidieron a su manera, en formación, con las sirenas prendidas y honrando el nombre del elemento fallecido de quien pusieron su uniforme.

Esa solidaridad entre elementos de bomberos es ejemplar, pues viven día a día tantas situaciones a las que la mayoría de los ciudadanos no se exponen por lo regular. Descanse en paz.