El Mañana de Nuevo Laredo

Sebastián Martínez de la Rosa

La educación somos todos

Sebastián Martínez de la Rosa

15 octubre, 2020

El canto de las sirenas



Parece muy lejano aquel lunes 8 de octubre de 2018, cuando visitó esta ciudad el Comité Seccional del SNTE en Tamaulipas el cual es encabezado por el Secretario General de la Sección 30, Profr. Rigoberto Guevara Vázquez. Al comité lo acompañaban algunos de los miembros del Comité Nacional entre los que destacaban el Profr. Arnulfo Rodríguez Treviño, quien al tomar la palabra nos provocó un sentimiento de nostalgia y esperanza al recordar las glorias pasadas de nuestro otrora poderoso sindicato.

Actualmente nuestra organización sindical ha perdido la fuerza que tenía, al menos así lo sentimos la mayoría de los agremiados; antes el poder se concentraba en las bases, los comités delegacionales eran los que podían disponer de las plazas y asignarlas a los maestros de la misma comunidad, asegurando así la atención inmediata a los grupos que por jubilación u otras causas se quedaban sin maestro.

Con la Reforma de EPN se creó un organismo estatal, mismo que al ubicarse en la capital del Estado mostraba total indiferencia ante las necesidades de personal en las escuelas. El otrora Servicio Profesional Docente contaba con una Coordinación Estatal que realizaba eventos de asignación de plazas cada quince días -si bien nos iba-, a ellos no les interesaba que los grupos pasaran quince días o hasta uno o dos meses sin maestro, y una vez seleccionado el espacio nada nos garantizaba que efectivamente el recurso llegara hasta el centro de trabajo ofertado en el evento de asignación, pues si el joven maestro contaba con el apoyo de algún funcionario de dicha Coordinación, se podían quedar en alguna escuela cercana a su lugar de origen y no llegar al centro de trabajo seleccionado desde un principio, con lo cual el grupo quedaba a la deriva algunos meses más… y el director solucionaba el problema como podía.

Al llegar López Obrador al poder, se echó por la borda la reforma de Peña Nieto. El nuevo Presidente prometió que acabaría con la corrupción en todas las áreas. Sin embargo, en Tamaulipas en materia de educación no fue así, pues lo que antes era “Servicio Profesional Docente” ahora se llama “Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros”. En nuestro Estado se mantuvieron los mismos funcionarios con lo que los manejos discrecionales y movimientos en lo oscurito siguieron, provocando una serie de problemas y falta de acuerdos con el Sindicato, lo que ha ocasionado anulación de procesos de cambio y falta de recursos en las escuelas. Se supone que la nueva reforma del gobierno de López Obrador acabaría con lo que el gobierno y algunas asociaciones civiles denominaban mal manejo de plazas e “influyentismo” dentro del SNTE y de Servicio Profesional Docente; sin embargo, en Tamaulipas ahora la situación es peor, pues además de la tardanza en la asignación de puestos también realizan movimientos de manera arbitraria y sin considerar la antigüedad de los maestros de base que en ocasiones solicitan cambio de centro de trabajo.

Aunado a lo anterior también existen problemas de pago que en ocasiones llevan años y no se han solucionado. Antes nuestro Sindicato solucionaba porque tenía un amplio poder, ahora dicho poder se concentra en la Secretaría y USICAMM, quienes no contestan ni los teléfonos que nos dan para recibir supuesta atención.

Muchos maestros sienten verdadera impotencia al no ver solucionados sus problemas de pago y solicitudes de cambio, algunos se ven en la necesidad de viajar hasta la capital del Estado gastando hasta dos mil pesos en los viáticos y en la mayoría de los casos la diligencia no es exitosa. Todo lo anterior sirvió para dar protagonismo a los eternos críticos del Sindicato que utilizan información privilegiada que algunos funcionarios de la Secretaría -afines a su causa- les brindan por debajo del agua y la presentan ante algunos miembros de la base para hacerse ver como “paladines de la democracia sindical”.

Algunos maestros jóvenes se dejan llevar por el “canto de las sirenas” porque “ellos no le deben nada al SNTE”, olvidándose que las conquistas salariales y logros en materia de seguridad social y prestaciones son por el trabajo realizado por nuestro Sindicato ante las diferentes instancias de gobierno -con el patrón no se pelea… se concilia-.

Ojalá alguno de estos nuevos “líderes” lleguen al Comité Seccional del SNTE en nuestro Estado, ojalá nos demuestren que las buenas intenciones que dicen tener, las cumplan y mantengan durante los cuatro años que dure su gestión, ojalá que alguno de ellos logre el reconocimiento de las bases como lo logró el Profr. Arnulfo Rodríguez Treviño… desde aquí un saludo al líder.

Más opiniones de
Sebastián Martínez de la Rosa

29 octubre, 2020

El Súper Supervisor

22 octubre, 2020

La recarga

8 octubre, 2020

El regreso a las aulas

24 septiembre, 2020

Hace veinte años

17 septiembre, 2020

La Escuela de Tiempo Completo

10 septiembre, 2020

Secretario de Educación

3 septiembre, 2020

Armida