El Mañana

lunes, 21 de octubre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

El día del juicio… ¿ahora sí?

15 agosto, 2019

Hoy es el día (otra vez) en que se llevará a cabo el juicio del asesinato del comunicador Carlos Domínguez, un caso por demás controversial luego de tantas inconsistencias que ha tenido desde sus testimonios, líneas de investigación y procesos legales.

En la primera audiencia en Nuevo Laredo y justo cuando el tema estaba en boca de medios nacional y algunos internacionales, se pospuso todo porque “falló el internet” cuanto intentaban enlazarse vía videollamada con los demás involucrados que se encontraban presos en Altamira y Nayarit; una excusa que la mayoría consideró absurda e interpretó como una acción dilatoria.

Al principio eran seis los vinculados al asesinato, ahora quedan cinco, pues uno de ellos, el periodista Gabriel Garza Flores perdió la vida luego de que un día de visita familiar se sintiera mal y al pedir su traslado a un hospital -con custodia obviamente- se retrasara el permiso al grado de que cuando finalmente le permitieron y llegó al nosocomio ya no había mucho que hacer.

Lo anterior y muchas otras cosas han hecho de éste, un caso por demás peculiar, que podría o no resolverse hoy, pues no se descarta alguna otra situación absurda, ya que hay suficientes precedentes.

Richard Branson, el magnate dueño de empresas como Virgin, dice que “si uno cuida de sus empleados, éstos cuidarán de la empresa” y a decir verdad parece funcionarle muy bien, pues además de tener un modelo de negocio prolífico, sus propios trabajadores cuentan que las condiciones laborales son óptimas y por lo tanto se refleja en la productividad.

Imagínese que una empresa que le va a ganar al menos mil 300 milloncitos de pesos a una obra de carretera federal no le pague a sus trabajadores; para colmo, no sólo es que algunos tienen más de un mes sin cobrar su sueldo, sino que los tienen sin agua -prácticamente en medio del desierto- en plena canícula.

Algunos fueron traídos con engaños, pues la empresa que los contrató les dijo que vinieran de otros estados con sus propios medios, algo que aceptaron pues supuestamente ganarían un buen sueldo, pero al llegar les cambiaron la historia, pues en lugar de ganar 6 mil pesos -como citó uno de los agraviados- lo contrataron por 3 mil; sin embargo, como ya se encontraban aquí, muchos decidieron aceptar.

Mucho está en juego, pues los trabajadores afectados de la empresa Makro, no sólo están en paro, sino que tienen en garantía el equipo y materiales en tanto no se resuelva su situación de manera favorable, que en este caso no están pidiendo más que les paguen su sueldo por lo que ya trabajaron.