El Mañana

martes, 25 de junio de 2019

Mario Canales
Economía sin Fronteras Mario Canales

El espejismo de los números

28 febrero, 2019

Recién el Inegi publicó los datos del crecimiento económico, a raíz de ello surge con mayor validez la siguiente reflexión: los datos publicados por el Inegi así como de otras fuentes, deben ser tomados con mucha precaución.

En el análisis cuantitativo, rumbo a la objetividad: el contexto es rey.
El Inegi publica que el Producto Interno Bruto (PIB) aumentó 0.2% durante el cuarto trimestre del 2018, frente al trimestre precedente y en su comparación anual creció 1.7%. Con el dato se completa el análisis sobre el 2018. Por eso, Jonathan Heath, miembro de la junta de Gobierno del Banco de México, publicó en su cuenta personal de Twitter @JonathanHeath54: “Crecimiento promedio anual del PIB por sexenio:

• EPN: 2.40%

• FCH: 1.70%

• VFQ: 1.94%

• EZP: 3.26%

• CSG: 3.98%”.

OJO hay miles de factores que ejercen influencia sobre el promedio de crecimiento anual. Por eso, un solo dato no define ni una Administración, ni una economía.

Acomodando los números de tal o cual manera, el autor puede contar la historia que quiera. Por eso, la mesura, objetividad e imparcialidad deben ser tres pilares fundamentales cuando se publican y se leen los datos como los que acaba de publicar el Inegi o Heath.
El ejemplo inmediato: el Inegi publica un dato negativo y otro positivo. El negativo, que cayó la actividad económica -0.4% en diciembre del 2018 lo cual supone una tendencia de desaceleración económica. Pero, al mismo tiempo, el positivo de que la tasa de desempleo urbano bajó .3% en enero. Dos datos, dos historias diferentes.

También es relevante resaltar que estos y otros indicadores son generalmente estimaciones macroeconómicas y que sólo en el contexto histórico alcanzan a revelar una tendencia con la capacidad de reflejar una realidad inmediata. Es decir, un solo dato, de una sola región y de un solo producto no pinta el panorama de toda una economía.

Teniendo en cuenta lo anterior, hacia adelante, surge con mayor relevancia resaltar la importancia de leer fuentes verificadas y con un historial de credibilidad que respalde los datos que publican. Rumbo a la publicación de más datos, de esta y otras Administraciones públicas y privadas, en México y en el mundo, es importante tener en cuenta lo siguiente: el contexto es rey.

La mesura, objetividad e imparcialidad son tres pilares fundamentales en la lectura de los números. Leer un solo número, fuera de contexto, es caer en la imparcialidad y en el espejismo de los mismos.

Twitter @economixs