El Mañana

miércoles, 21 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

El héroe anónimo de la Reforma

11 febrero, 2019

*Este fin de semana fue -para nuestros estándares- un tanto frío, pues aunque no es comparable con el vórtice polar que se experimentó recientemente en Chicago y sus alrededores, para las temperaturas cálidas a las que estamos acostumbrados en Nuevo Laredo, es considerado un frío que siempre deja a un porcentaje de la población con resfríos y otras enfermedades respiratorias.
Para los africanos que están en la ciudad de igual manera se trata de un ambiente al que no están acostumbrados, sin embargo por las carencias a las que se enfrentan por el fenómeno migratorio, no siempre tienen acceso a un abrigo adecuado.
Ayer en una de las puertas de un centro comercial ubicado sobre la calle 15 de Septiembre y Reforma, se encontraba un niño africano, mientras tanto, un hombre robusto y de cabellera canosa que iba bien abrigado y consciente de los estragos de las bajas temperaturas no dudó en dar una chamarra a pequeño que se encontraba en el piso frío del lugar.
Pocos se percataron de la acción, pues evidentemente no lo hizo para promocionarse en redes sociales como alguien caritativo, es un héroe anónimo que hizo el bien sin otra intención que ayudar sin necesidad de reconocimiento alguno, hoy en día hace falta más gente como él.
Particularmente en estos tiempos quienes ayudan no siempre lo hacen por convicción, sino por imagen, y aunque al final se traduce en ayuda a quien lo necesita, no es motivada por un genuino espíritu de ayuda, pues les resulta imposible llevar la asistencia sin tomarse la foto posada entregando bienes.
Muy poco citamos a la Biblia o la religión en general en este espacio, pero la frase “Tú, cuando des limosna, no dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha” cabe perfectamente en esta situación, al hablar del valor de la discreción al ayudar sin necesidad de cantarlo a los cuatro vientos.
Los políticos son quienes más caen en ese vicio, claro que en el caso de ellos además de la vanidad propia del perfil comúnmente asociado a ellos, se trata de un instrumento de promoción que cada vez menos creen.
Existen muchas causas que apoyar hoy en día, algunas en una crisis mayor que otras, pero al final si cada uno optara por apoyar alguna de su elección y apoyar en la medida de sus posibilidades, este sería un mundo mucho mejor.
Afortunadamente sí existe gente de la que no escuchamos ni vemos sus rostros, pero hacen toda la diferencia en apoyar a quienes más lo necesitan; tal vez como un ejemplo algo distante, pero de fácil referencia es el caso de Keanu Reeves, quien cuando no está protagonizando películas de acción se dedica a ayudar económica y discretamente a fundaciones y hospitales de niños con cáncer, claro que en el caso del actor, nos percatamos no porque él lo haya dado a conocer, sino porque los medios lo hacen.
Reeves a pesar de que recibe pagos multimillonarios por sus interpretaciones en la pantalla grande, vive de forma muy sencilla, pues a diferencia del resto de Hollywood, no tiene una mansión ni una colección de autos lujosos, sólo posee una motocicleta, viaja regularmente en metro y vive en hoteles, el resto de su dinero va a fundaciones, y la sociedad se ha percatado de su altruismo siempre por terceras personas.
Es un buen ejemplo a seguir, una noble persona -según quienes lo conocen- que ha sufrido fuertes golpes de la vida, empezando por la trágica muerte de personas cercanas; pero para tomar su ejemplo no requerimos sufrir como él, sólo aprenderle su espíritu de ayuda.