El Mañana

martes, 23 de abril de 2019

Luis Pérez Benítez
En directo Luis Pérez Benítez

El Mañana: 95 años de lucha informativa sin cuartel

19 marzo, 2019

Muy a tono con su lema “ojo por ojo, diente por diente”, el semanario Verbo Libre –antecedente inmediato de El Mañana- se caracterizaba por ser un periódico sumamente combativo, autodefinido como “Semanario independiente de combate” y como consecuencia de sus publicaciones ciertas, directas y en ocasiones incómodas, trajeron como resultado que en 1928 fueran encarcelados por varios días sus dos jóvenes editores, Manuel del Saz y Heriberto Deándar Amador y posteriormente en 1996, en su historia moderna ya funcionando como periódico El Mañana, su Directora General Ninfa Deándar Martínez, su hijo Heriberto Cantú Deándar y el periodista Jesús López Tapia, fueran igualmente detenidos y llevados a la cárcel acusados de diversos supuestos delitos, de los que fueron absueltos, después de ardua lucha y defensa legal, por carecer de base y sustento legal las acusaciones contra ellos intentadas.

Y es que la historia de El Mañana está ligada inicialmente a la batalla contra el grupo político de Emilio Portes Gil, puesto que independientemente de que en 1924 el Verbo Libre junto con Heriberto Deándar Amador y Manuel del Saz – ambos militantes entonces del Partido Socialista Fronterizo- mostraban tendencias partidistas a favor del mencionado influyente político, a nivel nacional el semanario se inclinaba abiertamente por Álvaro Obregón, candidato de los Partidos Socialistas y Campesinos. Sin embargo, a partir del intento de reelección en 1932 de Portes Gil como gobernador de Tamaulipas, se ocasionó la ruptura entre Del Saz y Deándar Amador, quien se oponía abiertamente a la reelección, rompimiento que fue determinante para el nacimiento del periódico que hoy conocemos como El Mañana.

Ante mayúsculo conflicto, Manuel del Saz decidió continuar a favor de Portes Gil y apoyar en Verbo Libre sus intentos de alcanzar por segunda ocasión la gubernatura del Estado, mientras que Heriberto Deándar Amador, se unió al grupo opuesto a la reelección de Portes Gil. De esta manera, sin ser clara la fecha exacta del rompimiento entre los dos fundadores y editores de Verbo Libre, el 8 de marzo de 1932, Deándar Amador funda un nuevo semanario llamado El Antirreeleccionista, retomando el principio maderista de la no reelección y descrito como “Órgano del Comité Antirreeleccionista del Partido Nacional Revolucionario”, el que a ocho columnas decía: “El Pueblo de Nuevo Laredo no es un juguete de los Portesgilistas; Pueblo: los sicarios de Portes Gil tienen mucho dinero y pretenden comprarte, se fuerte y digno, repúdialos”. Estando en claro que la reelección de Portes Gil a la gubernatura de Tamaulipas no se concretaría, Heriberto Deándar Amador cambió el nombre de El Antirreeleccionista por el de El Mañana, convirtiéndose en el famoso diario informativo que hasta nuestros días, contra viento y marea y por más de 95 años, se mantiene sirviendo a la comunidad de Nuevo Laredo y la Región Tamaulipeca. Hasta pronto. Fuente: Edición conmemorativa al 90 aniversario del Periódico El Mañana de Nuevo Laredo; Editora Argos S.A. de C.V. Nuevo Laredo, Tamaulipas, México, Marzo de 2014.