El Mañana

martes, 19 de marzo de 2019

Luis Pérez Benítez
En directo Luis Pérez Benítez

El Mañana: 95 años formando opinión

12 marzo, 2019

El pasado 7 de marzo el periódico que va con el pueblo, El Mañana, cumplió la friolera de 95 años de existencia. ¡Enhorabuena! Hay que recordar que hace apenas 5 años –los que se fueron volando- dentro del marco de las festividades por 90 años de Tradición Periodística de El Mañana, la Señora Ninfa Deándar Martínez, entonces Presidenta del Consejo de Administración de Editora Argos S.A. de C.V., junto con sus hijos Ninfa, Ramón Darío y Heriberto Cantú Deándar, presentaron la importante edición conmemorativa al nonagésimo aniversario del periódico, obra riquísima en datos históricos, políticos, familiares y de lucha incansable de su fundador, descendientes y empleados, los que como una gran familia, con valentía y esfuerzo, han mantenido viva la tradición de informar incansablemente a la comunidad de Nuevo Laredo y Laredo, Texas, durante casi un siglo.

La interesante obra narra cómo los primeros periódicos neolaredenses eran abiertamente partidistas y agresivos contra sus antagonistas políticos, a excepción de El Duende y El Domingo, el primero editado por Daniel Chávez y financiado por la Cámara de Comercio local, que luchó incansable desde 1890 por la no abolición de la zona libre Fronteriza y que a finales del siglo XIX cambió su nombre al de Zona Libre, subsistiendo hasta 1913. El Domingo, por su parte, atacó fuertemente al gobernador de Nuevo León, Bernardo Reyes, por intentar apropiarse de una parte del Estado de Tamaulipas para abrir un punto fronterizo con Texas. Así se las gastaba don Bernardo.

Con la influencia de una generación de periódicos liberales de la talla de Regeneración, propiedad de los hermanos Enrique y Ricardo Flores Magón, en 1924 nace en Nuevo Laredo un nuevo semanario con recia personalidad, llamado Verbo Libre –antecedente inmediato de El Mañana- que reflejaba con su nombre el pensamiento de sus dos jóvenes impulsores y editores, Manuel del Saz y Heriberto Deándar Amador, quienes consideraban que la unión de la palabra con la libertad eran la base y fundamento de toda democracia.

Fueron ellos “dos muchachos que valen por muchos viejos”, según se afirma en un artículo publicado el 16 de septiembre de 1924, firmado por “Jack el Destripador”, quien además enfático señalaba que “Desde hace mucho tiempo Nuevo Laredo ha sido nidal de periódicos que por su efímera vida, ni tenían personalidad propia ni habían sido tomados en cuenta por nadie y hacía falta que alguien que no persiguiera propósitos rastreros, tomara en sus manos la bandera del periodismo de verdad, del periodismo apostolado y se alzara al público para hacer una labor de saneamiento social y político…, que se necesitaba para quitar caretas, para desenmascarar canallas y para hacer la defensa del pueblo eternamente vilipendiado”.

Al tono con su lema “ojo por ojo, diente por diente”, Verbo Libre se caracterizaba por ser un periódico sumamente combativo, autodefinido como “Semanario independiente de combate”. Tan fue así, que en su edición del 20 de marzo de 1927, el encabezado principal rezaba “La Espada de Damocles se Cierne sobre el Comercio de Nuevo Laredo”, advirtiendo y previniendo a los propietarios de negocios de la ciudad que se encontraban a merced de los temidos inspectores de Hacienda, lo que desató la ira de las autoridades, trayendo como consecuencia que al año siguiente, so pretexto de haberse publicado una nota sobre la falta de atención médica en la cárcel municipal, fueran encarcelados por varios días y multados Manuel del Saz y Heriberto Deándar Amador, según se indica en la edición conmemorativa arriba citada. Pero ¿qué pasó después? ¿Cómo, cuándo y por qué nace El Mañana? De esto hablaremos próximamente. Hasta entonces. * Fuente: Edición conmemorativa al 90 aniversario del Periódico El Mañana de Nuevo Laredo; Editora Argos S.A. de C.V. Nuevo Laredo, Tamaulipas, México, Marzo de 2014.