El Mañana

domingo, 21 de abril de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

El mexicano honesto

31 enero, 2019

Dicen que el mexicano tiene todo el potencial de un perfil de honestidad pura, algo que es puesto en duda al ubicar a nuestro país entre los más corruptos del mundo, que mucho de verdad hay en eso.

Pero una prueba de que los mexicanos podemos ser honestos, es que cuando el taquero nos pregunta “¿cuántos fueron güero?”, uno siempre responde con la verdad e incluso con mucha exactitud al decir: “fueron tres de asada, dos de bistec y una joya de ponche”, así de preciso, incluso si no hace diferencia si uno se tomó una coca de dieta o una soda de manzana.

Esto es irrefutable, pues a pesar de que existe la oportunidad de mentir para obtener una cuenta más económica, aprovechando que hay demasiada gente en el puesto como para que el taquero recuerde, absolutamente nadie miente, incluso si entre los comensales hay criminales de todo tipo; y suele ocurrir.

Las controversiales palmitas salieron muy caras, casi 11 mil pesos cada una porque según incluían cajón de madera y todo, pero si cotiza por su cuenta algo similar, se podrá dar cuenta que en un caso muy extremo éstas costarían cerca de 6 mil pesos.

Es decir, algo así como 5 mil pesos de sobreprecio; todo para que al final por la falta de cuidados pertinentes se hayan secado y muerto muchas de esas plantas.

Al final, que para muchos, dinero tirado a la basura, sin que nos malinterpreten, no estamos en contra de embellecer la ciudad, pero sí de los gastos destinados al fracaso, pues desde un principio se descuidaron y secaron muchas de estas palmas pequeñas.

En el último par de días en redes sociales ha circulado con fuerza una imagen -que simula ser un “test”- que enlista una serie de problemáticas que definen a un centro de trabajo como “Tóxico”; muchos optaron por compartirlo a manera de indirecta. No dudamos que en muchos casos sí lo sea, pero ¿todas las personas que lo compartieron están seguras de que sólo su entorno laboral es tóxico?, o ¿también contribuyen de forma negativa a hacer del lugar donde laboran un lugar incómodo y negativo?