El Mañana de Nuevo Laredo

Miguel Rodríguez Sosa

Pasadizo Secreto

Miguel Rodríguez Sosa

16 septiembre, 2020

El ‘otro’ grito



¡Pongan atención señores

A este mensaje entrador,

Que hoy festejan los mexicanos

Su independencia con honor!

Cierto es que pa’ llevar a cabo esto,

Se necesitan de buenas guerreras,

Esas valientes de la casa amas

Que no ocupan carrilleras.

No es por presumir, pero en Nuevo Laredo

Laboriosas son las madres, lo admito,

Y de esto dicho, en nada me retrocedo

Que ya por cansadas, dan el “otro” grito.

¡Abran las puertas señores!

Que ya llegaron esas valerosas damas

Van a comenzar muy activas sus labores

Ellas sí que no se andan con dramas.

¡Ya llegó la viajera paloma!,

Esa que no podía faltar

Brindando harta energía y no es broma

A estas mujeres de hogar.

Mira paloma, ¡ya acércate ven y te cuento!

Que haciendo vestidos y trajecitos

Son sus iniciales trabajos, y no miento

Que aparte le exigen ser modernos y bonitos.

¡Hoy es el festejo de Independencia!

Por eso cierren las puertas señores

Que el planchar la ropa con paciencia

De esas damas son sus principales dolores.

¡Mira paloma! Que el vestir a los niños y niñas

Sí que es una tarea muy pero muy pesada

A los varoncitos sencillito, sus trajecitos de manta

Pero a las mujercitas es toda una verdad confesada.

¡Paloma! No hay que pasar por alto y olvidar

Aunque parezca que todo está casi listo

Que para ese festejo del Grito previsto

Para colmo al “viejo” también hay que arreglar.

Ya todos en bola se suben a ese moderno “cuaco”

Llamado hoy en día elegantemente camión

Indicándole la madre a las niñas y al chamaco

Gritarle fuerte ya se detenga ese chofer sordón.

Después de ese Grito de Independencia

¡sí que me quito y de inmediato el sombrero!

Pues mira mi caballo negro de esa dama su paciencia

Para pararse y acudir al desfile mañanero.

Palomita ¡qué ánimos para levantarse!

De esas mujeres todas siempre guerreras

Apenas y terminaron de acostarse

Y ya de nuevo empiezan cual enérgicas veinteñeras.

Palomita, ¡párate allá en aquella esquina!

Y escucha lo que te voy a contar

Que esa dama no ve la hora que termina

A sus niños y niñas para el desfile arreglar.

No es por presumir, pero como tú paloma al avanzar

La señora ya quisiera volar y volar

Pues la niña con bailable va a participar

Y el niño vestido como “Hidalgo” va a marchar.

Y el más grandecito mi hermoso caballo

Te platico sintiendo por esa dama un gran dolor

Que aparte de vestirlo te apantallo

Tiene que cargarle de la banda su tambor.

¡Vuela paloma vuela! Ve y párate en ese nogal

Y dile a todas ellas desde ese bonito paisaje

Que este drama no es más que algo temporal

Al ser de amor maternal el más bonito mensaje.

Ya te fuiste mi paloma y no fallo,

En afirmar aquí frente a mi caballo

Te digo poniéndome nuevamente el sombrero

¡Es de admirar a esta mujer de acero!

Ya me voy pues no les quiero platicar

Lo que pasa en hogar nuevamente al regresar

Que las damas después su labor terminar

No las dejan sentarse, ni la novela mirar.

¡Nuevo Laredo sí que se llena todo de fiesta!

El Grito, el desfile, es todo festero

Pero por favor no olviden de ellas su gesta

¡Bríndeles cuando menos un te quiero!

Ayer no hubo Grito, no se acostó tarde

Hoy no se despertó temprano, no hubo desfile

Hoy por todo esto entonces bien asimile,

Por lo de ayer y lo de hoy darle un ¡viva! a la madre.

Más opiniones de
Miguel Rodríguez Sosa