El Mañana

domingo, 08 de diciembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

El ‘Otro Nuevo Laredo’

7 julio, 2019

Existe otro Nuevo Laredo, aquel donde el día a día es distinto, donde el calor se siente más fuerte y la noche más desolada.

Mucho nos quejamos de las malas condiciones de las calles en el área conurbada y no es para menos, pues en verdad son deficientes; pero en la periferia de la ciudad se vive diferente.

Los Artistas, Blanca Navidad y otras colonias que iniciaron como asentamientos irregulares, hoy son un crudo retrato de la brecha de desigualdad entre las clases sociales, pues mientras en el área conurbada por más modesta que sea una vivienda, está hecha de material que resistirá los embates del clima, pero en “el otro Nuevo Laredo” tener un techo no implica que éste en verdad los pueda refugiar.

Las preocupaciones son distintas para quienes viven en estos extremos de la ciudad, pues ellos no ven con agrado el frío ni la lluvia, pues entre los delgados fragmentos de madera y lámina se cuela el agua y las bajas temperaturas.

Tristemente el clima de Nuevo Laredo es muy extremoso, pues es raro que tengamos un ambiente agradable, regularmente experimentamos mucho calor, mucho frío y cuando llueve también es común que caiga el diluvio y todo esto se siente al interior de la viviendas en aquel rincón de la ciudad.

Las carencias son muchas y parte de la ciudad -incluida una parte de la clase política- prefiere mirar a otro lado.

A la clase política la ven en campaña y de ellos escuchan las mismas promesas y reciben las mismas decepciones.

Una dama de la tercera edad que vive en la periferia nos hizo una observación muy interesante: ella tiene una serie de padecimientos, uno de ellos es la diabetes, una enfermedad que requiere muchos cuidados y con ello gastos propios de esa condición que no siempre se pueden costear.

El médico le prohibió -por su salud- consumir varios alimentos; sin embargo, los que sí le permite no están a su alcance, prácticamente la mayoría de los comestibles que vienen en las despensas gubernamentales no los puede comer, por lo que planteaba conformar despensas considerando al segmento de los diabéticos, quienes abundan en todas las clases sociales de Latinoamérica, obviamente quienes forman parte de los indicadores de rezago social no son la excepción, incluso hay quien se atreve a asegurar que es precisamente la más vulnerable.

Al tener una alimentación precaria y carecer de servicios de salud o las condiciones de higiene adecuadas, este segmento de la población suele enfrentar graves problemas de salud que deben ser considerados no sólo en las despensas -que no siempre deberían ser genéricas- sino en acercarles la atención médica como parte de la responsabilidad social y humana.