El Mañana

martes, 12 de noviembre de 2019

Sopa del Día
Opinión Sopa del Día

El parque Mendoza, pobre viejo olvidado

21 octubre, 2019

Disfrutar un fin de semana en los parques públicos debería ser un derecho universal obligatorio. De los parques todos tenemos memorias, cuando nos llevaban de niños o cuando nos toca llevar a nuestros hijos, hijas, nietos y nietas.
Árboles frondosos, ver a la gente disfrutar del Sol, saborear una golosina, son pequeños placeres saludables para las personas, pero también para la ciudad, para renovar el tejido social.
Hace unos días platicábamos con el profesor Heriberto Galván y nos comentaba con tristeza cómo veía deteriorado el parque Mendoza. Parece un pobre viejo olvidado.
Hay parques que son emblemáticos en cada pueblo, por antiguos, por bonitos, porque representan el cuidado que se pone a la ciudad para que la disfrutemos todos, jóvenes y viejos, para que los niños se diviertan sanamente -y que dejen la tableta por un rato-, para que los adultos mayores descansen en sus bancas, para que haya juegos de ajedrez, o para leer un libro o revista.
En el Distrito Federal está la clásica Alameda, en Puebla el parque Revolución Mexicana, en Xalapa el Cerro del Macuiltepetl, y así, en cada rincón de México.
En Nuevo Laredo tenemos el parque Mendoza, como un pobre viejo al que abandonaron sus hijos. Lamentablemente muy descuidado, con zanjas y baches -como en el resto de la ciudad-, con zonas de lodazales -también creados naturalmente y no como diversión-, con unos baños inservibles que jamás quitaron.
Debería ser una zona renovada, accesible, moderna, con árboles y plantas, con áreas para la cultura y la convivencia. Pero no, hasta los asadores ya muestran el olvido, cuando tuvieron mejores tiempos, el quiosco inservible, tiradero de Comapa, sin mejoras en los últimos años.
¿Y si rescatamos nuestros parques?
¿Usted qué opina?