El Mañana

miércoles, 19 de junio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

El peor enemigo

13 febrero, 2019

Dicen que el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano y es justo lo que le está ocurriendo a Yalitza Aparicio, la actriz de “Roma”, ahora que las actrices mexicanas están pidiendo que no sea nominada al Ariel.

Esto prueba precisamente el punto de la película, el tema del racismo que a su vez va ligado al clasismo que prevalece en la sociedad mexicana.

Sin menospreciar a los premios Ariel, que son el máximo galardón mexicano cinematográfico, pero Yalitza y “Roma” están figurando en ligas mayores saliendo triunfantes de los Globos de Oros, BAFTA y llegan con preferencia a los Óscar; por lo que este boicot que están fraguando las actrices mexicanas no debería quitarles el sueño.

La sentencia de Joaquín “El Chapo” Guzmán en Nueva York acaparó las noticias, aunque pudiera no ser nada sorpresivo que lo encontraran culpable de todos los cargos, es curioso cómo en la mayoría de los portales hispanos que anunciaron el hecho, los mexicanos reaccionaron con un emoticon de “Me Entristece”, lo que nos hace reflexionar sobre lo peligrosa que es esa parte de la cultura de enaltecer a criminales que han sido culpables de engendrar tanta violencia en el país.

Esa clase de apologías del delito sólo contribuye a perpetuar un ciclo de crimen y violencia en general que ya ha dejado tantos miles de muertos, desaparecidos y desplazados de sus lugares de origen.

En redes sociales, Héctor Escobar Salazar dio a conocer que dejará de estar al frente de la Secretaría de Educación, y deja a interpretación su muy probable registro como aspirante a la candidatura a diputado local por el PAN en la capital del Estado; pero además de que el partido no vive un buen momento de popularidad, el perfil de Escobar está tildado de problemas con el sector educativo que de alguna manera lo perseguirán al resto de su campaña.

Estamos hablando de que antes de su gestión no se habían registrado problemas con los pagos a maestros, además de otros tantos señalamientos negativos que ocurrieron durante su estadía en la dependencia, pero aún así cree que es apto para perseguir un puesto de elección popular; a lo que los profes consideran que ni es popular ni sería elegido.

En estos tiempos es incluso más crucial que nunca para un político no tener antecedentes tan públicos y reprobables, o en su defecto tener los menos posibles, pues a la hora de la guerra sucia en las redes sociales, le van a recordar todas sus fechorías y afectar su candidatura.

Entre columnas se están manejando una gran cantidad de nombres de presuntos y probables candidatos, aunque sí existen muchos interesados, la intención de dar a conocer tantos trascendidos.