El Mañana

jueves, 27 de febrero de 2020

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

El poder de las redes

26 enero, 2020

Hace algunos días no hubo mayor tema en redes sociales que
el de una cajera de Santander a quien se atribuía haber dado el “pitazo” a su
primo para que asaltara a una persona que recién había retirado 76 mil pesos en
efectivo; se había dado por hecho de que así fue, pero ahora que concluyeron
las indagatorias resultó que presuntamente es inocente; no participó de ninguna
forma en el asalto ni tiene un vínculo familiar con el asaltante, pero las redes
ya la quemaron y a eso no hay marcha atrás.

Todo comenzó cuando la víctima al sentirse lleno de enojo,
impotencia y tantos sentimientos mezclados, regresó al banco de donde había
realizado el retiro con celular en mano grabando video para acusar -sin pruebas-
a la cajera de que ella había dado aviso a los asaltantes sobre la cantidad
exacta que le otorgó, así como la descripción para ubicarlo; con lo que no
contaba es que en la fila de la sucursal hay muchas otras personas que pueden
dar aviso a terceros.

Para empezar, la cajera -como los demás en su oficio- tienen
por lineamiento básico no utilizar su celular mientras trabajan, por lo que esa
comunicación con el presunto asaltante queda descartada; en esto es importante
comprender que más allá del nivel de honestidad que pudiera o no tener la
cajera, los bancos por autoprotección tienen un exhaustivo control sobre los
perfiles de quienes contratan para manejar diariamente fuertes sumas de dinero,
además de que éstos también pasan por rigurosas medidas que deben cumplir
diariamente.

Si bien muchos tratan de comprender el enojo que sentía el
agraviado, sus actos afectaron a una persona inocente con una mofa y escarnio
nacional, pues la vida de la cajera cambió por completo sin deberla ni temerla,
pues aunque no fue sancionada por la institución bancaria -porque es inocente-
ya no podrá regresar a su vida normal por largo tiempo, incluso ahora tiene
asignada seguridad para sus traslados, pues muchas personas tomaron por ciertas
las acusaciones que se viralizaron en video.

Ese es el poder de las redes sociales, pues si bien tiene un
lado amable como apoyar en la búsqueda de personas perdidas o viralizar
información urgente, también tiene un lado oscuro como emitir juicios sin
sustento; pues difícilmente habrá una campaña igual de intensa para desmentir
las acusaciones que se le hicieron.