El Mañana de Nuevo Laredo

Sebastián Martínez de la Rosa

La educación somos todos

Sebastián Martínez de la Rosa

8 octubre, 2020

El regreso a las aulas



A casi siete meses del inicio del confinamiento con los casos de COVID a la baja y la reapertura económica cada vez más avanzada, los padres de familia se preguntan sobre cuándo será el día del regreso a clases. La carga de trabajo que representa el llevar las clases en el hogar es algo que nunca habían resentido; algunos padres han llegado al extremo de realizar publicaciones sobre si el sueldo de los docentes está justificado en estos momentos y otros por el contrario, valoran aún más el trabajo que se realiza en las aulas.

Algunos países han comenzado las clases de manera presencial, pero lamentablemente han presentado rebrotes del mortal virus en sus aulas, lo que lleva a preguntarnos sobre si será o no prudente el reactivar las labores en nuestras escuelas sin contar con una vacuna o bien con un medicamento que sea capaz de eliminar los síntomas graves y las complicaciones en los pacientes.

En nuestro país iniciamos el ciclo escolar el 24 de agosto de manera virtual, desde el comienzo surgió la duda de la fecha en que se regresaría a las aulas, a lo que el subsecretario López Gatell respondió “hasta que contemos con semáforo epidemiológico verde”… algo que finalmente no se cumplió al alcanzar Campeche dicho color la quincena pasada.

Lo anterior seguramente fue el resultado de la evaluación de las distintas situaciones que se han presentado a nivel mundial y que han puesto en el ojo del huracán a los funcionarios que han decretado el inicio de clases en sus comunidades. Los encargados de dirigir la educación en cada país tienen la obligación de salvaguardar no solo la integridad de los alumnos, sino también de los maestros y todos aquellos que conviven diariamente dentro de los planteles; una gran cantidad de ellos con problemas de salud o con la edad suficiente para ser considerados “población de riesgo”.

Recordemos que aunque el virus no sea tan letal en los niños, éstos si se pueden contagiar y llevar la enfermedad al hogar, con lo que pondrían en riesgo a sus padres y abuelos o bien a cualquier miembro de la familia con algún padecimiento crónico. Situación que -según nuestras autoridades- haría responsable al plantel por no tomar las debidas precauciones para evitar el brote.

Considerando el semáforo verde y los dichos de López Gatell, nuestro secretario de Educación se reunió con el gobernador de Campeche -primer estado en color verde- para evaluar el retorno a las aulas e implementar un “Protocolo de actividades para el regreso a clases”. Dicho plan señala una serie de medidas que se habrán de seguir en cada uno de los planteles educativos. Esteban Moctezuma mencionó: “La mitad que fue el lunes regresa el miércoles y la otra mitad, el jueves. Y los viernes cada maestra y maestro van a escoger a los niños que no tuvieron las condiciones

condiciones para estudiar durante el periodo de clases a distancia y le dará clases a la mitad del grupo rezagada. Esto lo van a determinar con una evaluación diagnóstica individualizada en las primeras tres semanas del regreso”.

El eterno problema se presentará con los alumnos que no cuentan con el apoyo total de sus padres, aquellos que acumulaban dos o tres faltas por semana y que en la mayoría de las ocasiones asistían sin comer, sin bañar y con la ropa sucia. Mientras no existan leyes que obliguen a los padres o tutores de estos niños, a enviarlos diariamente limpios y alimentados a la escuela, la situación será la misma.

Otro punto mencionado por Moctezuma fue sobre el uso de cubrebocas, señaló que “será obligatorio, así como la implementación de tres filtros: en el primero se les preguntará sobre el estado de salud de la familia; el segundo será sobre los ingresos a los planteles y el último en la entrada al salón de clases”. Sin embargo nada de esto se podrá implementar sin contar con las condiciones adecuadas y la cooperación de todos los que convergen dentro de una escuela.

Sin duda la reapertura de las escuelas representa un gran riesgo y una enorme decisión que nadie quiere tomar, de hacerlo sin las condiciones adecuadas se pondría en riesgo la salud y la vida de muchos seres humanos que directa e indirectamente estamos relacionados con los planteles.

En este caso y en esta situación, es preferible perder el año escolar que perder la salud o la vida.

Más opiniones de
Sebastián Martínez de la Rosa

29 octubre, 2020

El Súper Supervisor

22 octubre, 2020

La recarga

15 octubre, 2020

El canto de las sirenas

24 septiembre, 2020

Hace veinte años

17 septiembre, 2020

La Escuela de Tiempo Completo

10 septiembre, 2020

Secretario de Educación

3 septiembre, 2020

Armida