El Mañana

martes, 23 de abril de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

El sábado abrazo, ayer púas

26 febrero, 2019

Luego de la inesperada llegada de más de 166 migrantes centroamericanos a Nuevo Laredo, se dio a conocer ayer que de esa cantidad, 133 sí cuentan con tarjeta humanitaria, mientras que el resto aparentemente no, razón por la que se salieron de manera voluntaria del refugio temporal en el que se encontraban, asegurando -según algunas versiones- que intentarían cruzar a como diera lugar a los Estados Unidos.

No pasó ni una hora desde que se dio a conocer que un grupo de migrantes había salido del albergue cuando -presuntamente- intentaron infiltrarse “sin inspección” hacia Estados Unidos por el Puente I, acto seguido, el gobierno norteamericano activó de manera inmediata sus protocolos que ya tenían bien ensayados, rápidamente bloquearon con vallas de concreto y alambre de púas que ya tenían a la mano y se pusieron en formación decenas de elementos de CBP antimotines.

Pocas veces se han cerrado alguno de los puentes, podríamos contarlas con los dedos de una sola mano, lo que no tiene precedentes es que el Puente I se haya cerrado en su totalidad y de forma tan aparatosa.

Apenas el sábado se realizaba la tradicional ceremonia del Día del Abrazo a mitad del Puente II, donde se reunían autoridades de los dos países y realizaban discursos donde hablaban de “refrendar la hermandad” entre las dos naciones, ayer el panorama era distinto, pues en lugar de eso a mitad del Puente I hubo vallas de concreto, alambre de púas y decenas de elementos antimotines del CBP que impedían el paso peatonal y vehicular.

Por casi dos horas el paso quedó interrumpido por el Puente I, los más afectados fueron los peatones, pues se podía cruzar en auto por el II, pero esto no era posible para todos y la cotidianeidad de muchos se afectó de manera significativa, todos hablaban a sus familiares y sus empleos para dar a conocer las razones de que no pudieran cruzar.

Todo era incertidumbre para los peatones, los minutos se sintieron eternos, no sabían cuándo podrían cruzar; una vez que se reanudó el tráfico peatonal éstos quedaron con la duda de si al día siguiente se enfrentarían a una situación similar.

Los ciudadanos en general al conocer lo que presuntamente catalizó el cierre, atribuido a migrantes que quisieron cruzar “forzosamente”, inmediatamente se generó un rechazo muy fuerte, momentos después algunos centroamericanos desistieron de sus intenciones y se retiraron de la frontera, incluso 13 optaron por ser repatriados.

Intencionalmente o no, el cierre del puente por tal motivo provocó odio, esto no ayuda para nada, pues ese rechazo sólo deriva en otra serie de cosas negativas, además de que desde antes de ingresar a la case para pagar el peaje, ya se pedirá visa -o algún documento aprobado por el gobierno estadounidense- para poder cruzar al puente, cuando antes solía ser hasta mediación del cruce.