El Mañana

lunes, 19 de agosto de 2019

Adolfo Mondragón
Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

Elecciones en NLD

25 mayo, 2019

Dirán que en qué les afecta o interesa las elecciones de NLD a nuestros vecinos y hermanos del otro lado, bueno no olvidemos que nada de lo que pasa en uno de los lados le es ajeno al otro, somos una unidad indivisible y estas elecciones serán cruciales para el buen funcionamiento de ambas ciudades (si sabemos elegir bien). En virtud de que los diputados locales tienen mucha ingencia en las negociaciones y tratados bilaterales, pues lo que beneficie a Nuevo Laredo, beneficiará al otro lado también.

Hecha esta aclaración, les platicaré que esta es la primera ocasión en que unas elecciones intermedias, de sólo diputados al Congreso local, despiertan tanto interés y revisten de tanta importancia y es que necesitarnos elegir una mayoría de oposición al actual partido en el poder en el estado, requerimos buscar un equilibrio al menos, aunque la ideal sería la mayoría para lograr votar iniciativas que nos beneficien a todos y no a sólo unos cuantos en el poder. Estamos viviendo tiempos de un verdadero cambio, real y objetivo. No los vientos del cambio que nos vendieron y no llegaron ni a suave brisa. Ahora sí aplica ese aforismo que dice: “Estábamos mejor cuando estábamos peor”.

Para nadie en este estado y en esta ciudad le es desconocido que las cosas no marchan nada bien, los hechos, no la publicidad barata pagada hablan muy claro, el abandono de la ciudad, la plaza Simón Bolívar con banderas rotas y otras el asta vacía, el zacate artificial destruido, los juegos infantiles en los parques y los mismos parques en franco deterioro, El Laguito, no se diga las calles llenas de baches, las interminables fugas de agua y drenaje por toda la ciudad. En fin, todo lo que la ciudadanía puede constatar y se queja, todos los días. Esta es una realidad que no se puede ocultar ni maquillar, pese a los intentos cosméticos de plumas baratas.

Es impresionante el avance que ha tenido el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), apenas las pasadas elecciones quedó en segundo lugar en la ciudad a escasos años de su fundación y ahora ya va arriba en todas las encuestas. Para mí la mejor y más creíble encuesta es la opinión de la propia ciudadanía y cada día constato en todos los círculos en que ando, maestros, jubilados, gente en los súper, cuando me voy a bolear, etc., que cada vez hay mayor apoyo a los morenos, ¿será que todos somos morenos? Bueno hasta los blanquitos apoyan decididamente a Morena.

Al inicio de la contienda electoral, les sugería a los candidatas morenos que no se confiaran en sólo la marca Morena, que trabajaran denodadamente, la tarea no era a fácil; sin embargo, en la medida en que ha avanzado el tiempo, me he podido dar cuenta, con beneplácito, que la marca Morena se ha impuesto, los candidatos van a la cabeza (mejor debería decir arriba), pese a los esfuerzos denodados del partido en el gobierno, pese a la campaña sucia contra los candidatos incluyendo a la plurinominal, pese a los millones de pesos que le han metido a la campaña y que son más que evidentes, cientos de espectaculares, pancartas, gorras, camisetas, etc.

En cambio, los candidatos morenos han hecho su campaña con más modestia (austeridad republicana), han gastado en zapatos y crema bloqueadora solar, en aguas frescas y en mucha saliva para hablar, platicar y convencer a los miles de ciudadanos que están visitando todos los días. “Toma lo que te da el PAN, pero vota Morena, deja que te cuelguen pancartas, para no quedar mal ni exponerte a la represión, pero tu voto es tuyo y es secreto”, ese ha sido el mensaje que a la gente le ha gustado y están dispuestos a volvérsela a jugar, seguros de que ahora no les van a fallar.

Es claro y evidente que en las oficinas gubernamentales tienen una información clara y precisa de la contienda electoral, saben perfectamente que Morena va arriba en las preferencias y por esta razón ha y seguirá endureciendo sus estrategias, ahora viene lo más duro y hay que aguantar, luchar por el pueblo vale la pena, acabar con la corrupción, más. “La libertad se conquista no se implora” es la gran enseñanza que nos dejó Carlos Cantú Rosas y hoy más que nunca se hará realidad.

Gracias amable lector por la gentileza de su atención; le deseo un magnífico fin de semana en familia, disfrútela, son la neta de la vida.

Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

Ya llegué