El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

21 septiembre, 2020

Elefante blanco en camino



Un día de lluvias en Nuevo Laredo implica trazar una ruta estratégica para trasladarse pasando por la menor cantidad de charcos y que a su vez estos sean los menos drásticos, pues fallar en escoger el trayecto adecuado puede costar miles de pesos, por la descompostura del auto.
Algunos simplemente optan por quedarse en donde estén, ya sea el trabajo, casa o algún negocio, pero no solo hasta que pase la lluvia, sino hasta que bajen los encharcamientos lo suficiente para que sea seguro transitar.
Esto no pasa en todas las ciudades, es un fenómeno muy propio de Nuevo Laredo y los municipios que han descuidado enormemente sus vialidades, así como el drenaje sanitario por años.
Precisamente en los últimos años cada encuesta ENSU del INEGI revela que entre las principales preocupaciones de los neolaredenses están las vialidades, particularmente los baches y en las últimas lluvias, muchos señalaron en redes sociales la importancia de que el gobierno municipal priorice estas obras -de drenaje y reparación de vialidades- por encima del parque acuático, centro de convenciones y parque acuático, pues además de que ya existe infraestructura de ese estilo, las inundaciones y malas condiciones de las calles representan problemas a los que los
neolaredenses se enfrentan diariamente y hasta les generan daños en
los vehículos, que al final se traducen en un perjuicio económico.
Desde un principio los ciudadanos sin algún compromiso con el Ayuntamiento han cuestionado la iniciativa de ese complejo que pretende edificar Rivas junto al centro cultural. Para empezar, ya existen edificios con la función de centros de convenciones e incluso previo a la pandemia han estado sub utilizados, uno de ellos está justo a un lado, el Centro Cultural, que a pesar de su gran capacidad, rara vez se logra llenar, además de que realmente alberga pocos eventos tanto públicos como privados; existe también el Polyforum y el Centro Cívico con el mismo panorama de poco uso. Por lo tanto, un centro de convenciones no es necesario.
En el caso del plan de mover el estadio de beisbol a esos predios junto al río es también muy cuestionable, pues -ya lo dijo el ex alcalde Daniel Peña- la infraestructura de ese complejo deportivo no es desmontable, no se trata de un Lego que puedan desarmar y poner en otro lado de manera tan sencilla como se plantea.
Entendemos que la ubicación del estadio de beisbol en la Nueva Ciudad Deportiva es incómoda para atraer multitudes, por esa razón regresar a los Tecolotes a “La Junta” regresó a una considerable parte del público, pero aún así no se llenaba; al final de cuentas volvemos a lo mismo, hay otras prioridades.
El plano o croquis que presentó el ayuntamiento se observa la proporción del “mega” parque acuático y sin duda habría que quitarle la palabra “mega”, pues las dimensiones lo ubican más como otra alberca Camécuaro, que tampoco atrae grandes multitudes como para requerir otro.
En conclusión todo parece indicar un par de cosas, la primera es que Rivas ya tenía agendado gastar -obviamente para autobeneficio- en un complejo, pero como se le cayó lo del WTC, lo adaptó a otro plan, en terrenos casi por donde mismo y con una inversión similar, en este caso hasta beneficiando a quien fuera su alcalde suplente en su primer periodo.
La segunda es que como en toda su gestión no ha dejado una obra que defina su paso por la alcaldía, quiso armar un proyecto que permanezca como su legado, aunque esté destinado a ser un ‘elefante blanco’.
Para acabarla, los terrenos en donde pretende hacer eso no son aptos para edificaciones pesadas, pues la gran mayoría de los predios cercanos al río tienen ‘veneros’ y en general condiciones de suelo no apropiadas para construir, además de que sigue siendo área de influencia del Bravo.
Al final la carta que realmente puede por encima de todas las inconveniencias que representa su proyecto, es que la propia ciudadanía coincide que hay otras cosas que requieren atención inmediata, obras de impacto.

Más opiniones de
Los Redactores

28 octubre, 2020

El frío es dinero

27 octubre, 2020

Reinfectados en Laredo

25 octubre, 2020

AMLO en NLD

22 octubre, 2020

Una visita presidencial