El Mañana

jueves, 27 de febrero de 2020

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Empieza desde casa

12 enero, 2020

La tragedia del tiroteo en una escuela de Torreón ocurrió el
viernes, pero hoy sigue siendo un tema de constante debate que divide opiniones
y apunta a todos lados.

En este caso la opinión pública, más allá de mantenerse
firme en una postura, parece ir madurando la idea y tomando en cuenta diversos
factores al grado de ir descartando poco a poco a los videojuegos como
responsable único y directo de la tragedia, para pasar al entorno del menor.

Dentro de toda esa introspección surge el reclamo de cómo el
sistema entero parece funcionar de forma adversa, en este caso en perjuicio de
los niños.

Uno de los principales argumentos de los padres como
razonamiento de porqué no pasan tiempo con sus hijos, es el trabajo y de cómo
algunos deben incluso tener más de un empleo para poder completar el gasto a
duras penas, dejando de lado la interacción con los hijos.

Una realidad es que la dinámica familiar ha cambiado por
varias razones, algunos aseguran que parte del difícil clima económico que a su
vez deriva en empleos mal remunerados, obligan a ambos padres a salir a
trabajar y en el caso de los padres o madres solteras en ocasiones requiriendo
más de un empleo y al final estas actividades disminuyen el tiempo de calidad
en la familia.

Esto último implica que los hijos crezcan en ocasiones casi
por su propia cuenta o “criados” por las tecnologías que actúan como “niñeras”
electrónicas, pésimo sustituto.

Platicando con algunos psicólogos, mencionan lo vital que resulta
escuchar con atención lo que dicen los hijos, siendo un momento crucial cuando
al recogerlos de la escuela se les pregunta el clásico “¿Cómo te fue?”, es
justo ahí cuando hay que dejarlos explayarse sobre sus problemas y aconsejar
con cuidado, incluso cuando sólo contestan “bien”, es conveniente exhortarlos a
que hablen un poco más.

Todo esto es un ejercicio de confianza en el cual una
comunicación fluida ayuda mucho a detectar a tiempo cualquier detalle que
pudiera ser preocupante.

Parecía que todo el flujo de paisanos ya había pasado, pero ayer de nueva cuenta se generó una larga fila en lo que parece lo último del regreso de los residentes estadounidenses que pasaron las fiestas de Fin de Año en el interior de México.

A 12 días de que dejaran de dar bolsas de plástico en algunos supermercados, ya hay quien asegura -con humor- que el problema no es llevar bolsas reciclables, sino qué utilizar ahora en los pequeños cestos de basura -como el del baño-, aunque claro en las tiendas hay soluciones para ello, simplemente es cuestión de cambiar un hábito.