El Mañana

domingo, 17 de noviembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Era puro monte…

18 julio, 2019

Un día como hoy, pero de 1956 a las 5:00 de la tarde, se inauguró el Monumento a Benito Juárez en Nuevo Laredo, en aquel entonces se tomó una fotografía aérea que mostraba cómo alrededor de esta rotonda no había ni una sola construcción, ni una casita.

Hoy la rotonda para muchos forma parte del “Downtown” de Nuevo Laredo.

Más allá de celebrar 63 años de este monumento, nos muestra cuánto ha crecido la mancha urbana en ese tiempo, pues el “Benito” en aquel entonces estaba a las afueras de la ciudad.

Es muy común decir y/o escuchar que este u otro sector era “puro monte” hace tiempo, lo curioso es que en muchos de los casos no es realmente hace tanto, pues en algún momento la ciudad creció a un ritmo distinto, provocando una rápida extensión de la mancha urbana, algunos de éstos en forma de fraccionamientos.

El fenómeno migratorio en sus diferentes oleadas y orígenes, ha dejado asentamientos permanentes en la ciudad.

Usualmente quien llega se integra y logra ubicarse en una vivienda en forma; sin embargo, no siempre se puede y es por eso que al extremo poniente se concentran varias colonias irregulares.

El crecimiento desmedido derivó en que se construyera también -legalmente- en sectores que por su geografía nunca debieron albergar áreas habitacionales ni construcción alguna.

Un claro ejemplo de esto son las colonias en la llamada área de influencia del río Bravo, que son sectores que regularmente la sufren durante las lluvias, así como pasó en una parte del Fovissste cuando se les metió el agua a las casas y hubo grandes pérdidas materiales.

Existen muchos otros ejemplos de esto, no sólo en colonias pegadas a los arroyos o cercanas al río, sino en sectores que en el subsuelo -no tan profundo- hay veneros de agua que por su condición esos terrenos no representan un lugar estable para construir, sin irnos tan lejos ahí tenemos la clínica del IMSS al poniente, que a pesar de ser reciente, casi desde un inicio se cuarteó y tuvieron que aplicarle algunas técnicas para estabilizar el subsuelo, ya después de construido.

Antes de que se diera a conocer el testimonio de Joseph Carrizalez, se rumoraba la versión de que Myriam no fue asesinada, sino que falleció de una posible sobredosis.

Aún falta que sea confirmado por la forense, pero para la mayoría parece tener sentido lo que menciona Carrizalez e incluso pareciera ser consistente con los tiempos y el recuento de hechos.

La joven se encontraba muy triste esa noche, según varias versiones, en ese contexto presuntamente habría continuado el consumo de estupefacientes que la llevó al final; Carrizales a la mañana siguiente se percata del deceso y en vez de avisar a la Policía, deja pasar los días.

Los dos Laredos se mantuvieron al pendiente del desarrollo de la historia que dio un giro de película, desde un principio causó conmoción entre la comunidad.