El Mañana de Nuevo Laredo

Luis Pérez-Benítez

En directo

Luis Pérez-Benítez

15 octubre, 2019

¿Está condenado el acuerdo T-MEC si el Congreso de Estados Unidos no lo ratifica?



De acuerdo con la publicación fechada el 12 de octubre emitida por la importante revista digital THEDIALOGUE Leadership for the Americas (THEDIALOGUE), a varios meses después de que la administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llegara a un acuerdo con Canadá y México sobre el pacto comercial trilateral llamado por los americanos USMCA, o T-MEC, para los mexicanos, es la fecha en que aún los Congresos de los Estados y Canadá no han ratificado el trascendental acuerdo.

Y durante este tiempo -según una encuesta de IHS Markit- el sector manufacturero de los Estados Unidos de Norteamérica, registra la peor caída de los últimos diez años, y por su parte el de México, finaliza su tercer trimestre con su más triste desempeño de los últimos ocho años.

Y entonces, se pregunta THEDIALOGUE ¿qué posibilidades hay de que el Congreso de los Estados Unidos apruebe el USMCA este año y qué tipo de complicaciones provocaría su ratificación en 2020? Y ¿cómo se estarían afectando las dinámicas políticas a la aprobación del acuerdo? ¿Hasta qué punto sufrirían la industria manufacturera de América del Norte? El conocido personaje Jim Kolbe, quien es investigador del Fondo Marshall de los Estados Unidos y exmiembro republicano de la Cámara de Representantes de Arizona, declaró que cuando se completaron las negociaciones del tratado USMCA, la mayoría de los seguidores del tratado dieron un suspiro de alivio, pero el mismo fue prematuro.

De acuerdo con la fuente, si bien México y Canadá avanzaron rápidamente hacia la aprobación, el proceso pronto se detuvo, o por lo menos disminuyó su velocidad en los Estados Unidos, mientras que en México se aprobó por el Congreso casi de inmediato y Canadá se mantenía a la expectativa. ¿La razón? –y aquí cito literalmente a la fuente- “El proceso complicado para la aprobación del Congreso requiere un acuerdo sobre las disposiciones antes de que el texto se envíe al Congreso para una votación positiva o negativa. Con los demócratas en control de la Cámara, hay algunos que no quieren darle a este presidente una victoria en ningún acuerdo comercial. Para otros, había una preocupación genuina por las disposiciones laborales y si el presupuesto del gobierno mexicano era suficiente para garantizar una aplicación adecuada”.

Y concluye THEDIALOGUE “afortunadamente para el USMCA, mientras que gran parte de la administración ha estado en guerra abierta con el Congreso, el embajador Robert Lighthizer, ha cultivado una relación de trabajo positiva con los principales líderes demócratas en la Cámara y ha sido transparente al intentar resolver las diferencias de los demócratas sobre las disposiciones; sin embargo, el embrollo de juicio político plantea otra barrera para la aprobación del acuerdo.

¿Querrá la Cámara llegar a un acuerdo comercial en medio de los procedimientos de juicio político? ¿Tendrán tiempo para hacerlo antes de finales de 2019? Si la presentación del texto o una votación en la Cámara se retrasan hasta 2020, las posibilidades de aprobación en un año electoral se atenuarán significativamente. En ese caso, la pregunta se reduce a si el presidente intenta iniciar un retiro del acuerdo existente TLCAN, las consecuencias para las economías de Canadá, México y Estados Unidos, serán desafortunadas”. Hasta pronto. Fuente: Revista digital THEDIALOGUE Leadership for the Americas /12 de octubre de 2019.

Más opiniones de
Luis Pérez-Benítez