El Mañana

domingo, 15 de diciembre de 2019

Luis Pérez Benítez
En directo Luis Pérez Benítez

¿Estamos viviendo el ocaso de la globalización?

2 julio, 2019

Según Michael O’Sullivan, definitivamente sí. De acuerdo con información publicada por el Economist, el libro escrito por Michael O’Sullivan titulado “The Levelling: What’s Next After Globalization” presenta una muy interesante hipótesis: la Muerte de la Globalización y surgimiento de un Nuevo Orden Mundial con distintos polos y modelos económicos, regionales, culturales y conceptualizaciones políticas y democráticas diferentes.

Plantea que la Unión Europea, Estados Unidos, China y potencialmente la India serán los polos dominantes más probables. Y surgen las siguientes preguntas: ¿El mundo ya ha sido testigo de “la máxima democracia”? ¿Será en el futuro próximo que las sociedades con libre mercado compitan para la influencia en los asuntos mundiales con países autoritarios bajo el capitalismo de Estado?

El señor O’Sullivan piensa que la globalización ya quedó atrás por lo que debemos decirle adiós y fijar nuestras mentes en el mundo multipolar emergente, el cual estará dominado por al menos tres grandes regiones: América, la Unión Europea, China y muy probablemente India. Y es que los países toman cada vez más, enfoques muy diferentes con respecto a los temas de sociedad, libertad, guerra, tecnología y políticas económicas.

Según O’Sullivan, países como Rusia, Gran Bretaña, Australia y Japón tendrán que luchar para encontrar su lugar en el mundo, mientras que nuevas coaliciones surgirán, como una “Liga Hanseática 2.0” en los estados de Escandinavia y los países bálticos. Por su parte instituciones del siglo XX como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio tenderán a extinguirse.

Y ¿qué mató a la globalización? Michael O’Sullivan opina que al menos dos cosas le están pegando a la globalización: el crecimiento económico global se ha desacelerado, y como resultado, el mismo se ha hecho más “financiado”; la deuda ha aumentado y ha habido más “activismo monetario”, es decir, los bancos centrales han venido a inyectar dinero en la economía mediante la compra de activos, como bonos y en algunos casos incluso acciones para sostener la expansión internacional.

En segundo lugar, los percibidos efectos secundarios de la globalización son más evidentes, entre ellos la desigualdad en la distribución de la riqueza, el dominio de las multinacionales y la dispersión de las cadenas de suministro global, que se han convertido en temas políticos candentes. ¿Estaremos viviendo el ocaso de la globalización? Para O’Sullivan, sí. Hasta pronto.

Fuente:https://www.economist.com/openfuture/2019/06/28/globalisation-is-dead-and-we-need-to-invent-a-new-world order?fsrc=scn/tw/te/bl/ed/globalisationisdeadandweneedtoinventaworldorderopenfuture