El Mañana de Nuevo Laredo

Heriberto Cantú Deándar

Artículo

Heriberto Cantú Deándar

18 octubre, 2020

Este es el momento



Bajo el escenario del viejo régimen político nacional encabezado por el PRI inicialmente y el PAN después, donde ambos partidos fingían una suerte de alternancia democrática simulada para contener cualquier indicio de inconformidad social no era posible ni siquiera remotamente que la Aduana que más recursos produce (legales o ilegales) fuera cedida a un opositor político genuino.

Aun con la alternancia verdadera del 2018 y el triunfo arrollador del Movimiento de Regeneración Nacional encabezado por el actual Presidente, la ciudad de Nuevo Laredo fiel a su tradición sumisa y entreguista a los dictados del centro político, representa un bastión económico para el conservadurismo panista y un reto formidable para una eventual evolución política verdaderamente liberal y progresista bajo las siglas de Morena.

Sin embargo, para Morena existe una señal esperanzadora. El pueblo humilde, ese del llamado “poniente” que representa 8 o 9 de cada 10 fronterizos y que tradicionalmente ha sido ultrajado, vulnerado y manipulado, recurrentemente robado por la dupla PRI-PAN, comienza a despertar a una conciencia política importante que antes no se advertía.

Probablemente las redes sociales o el curso precipitado de la agitada política nacional han captado la atención de un público que dramáticamente se mantenía postrado y trágicamente indiferente a lo público. Durante una parrillada en “el poniente” asistimos a un despertar popular. A un claro y tajante: “Yo sí entiendo y estoy enterado de lo que está pasando” del pueblo de a pie.

Además de tres tacos de carne asada al carbón con una salsa quemada me llevé esa grata sorpresa. Si no me falla la percepción y después de veinte años de tocar puertas, escuchar y hablar -muchas veces para oídos sordos- puedo intuir que Nuevo Laredo es otro y los indiferentes no son ya mayoría.

¡Bingo! ¡Alabado sea el Pueblo consciente! El triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador en esta frontera de privilegios y terribles desigualdades no fue una casualidad, fue sólo el comienzo  y una señal inequívoca de que Nuevo Laredo no está dispuesto a seguir a ciegas y de rodillas. Pude percibir de viva voz que hay una creciente conciencia y despertar ciudadano innegable. El PAN deberá estar preocupado porque se llevará una histórica sorpresa que lo pondrá en el basurero de la historia como suele decirse.

No podrán contenerlo ni evitar un cambio político en la Presidencia Municipal y las diputaciones en juego. Ni con el poder del dinero al que siempre le apuestan, las trampas, el control de los medios de comunicación y ni siquiera con su intromisión en el órgano electoral.

El 2021 el miedo va a cambiar de bando en la frontera. Ya lo veremos.

Más opiniones de
Heriberto Cantú Deándar