El Mañana de Nuevo Laredo

Adolfo Mondragón

Personajes de mi Pueblo y del Otro Lado

Adolfo Mondragón

30 agosto, 2020

Eudoxia González Villarreal (Profa Locha)



Conocí a la Maestra Eudoxia hace ya algunos ayeres, pues trabajamos juntos Federico Shaffler y yo, esto nos permitía compartir mucho de nuestro día a día y con alguna frecuencia visitábamos a su mamá. Era una mujer fascinante, de esas personas con las que se puede uno pasar largas horas platicando sin fastidiarse ni aburrirse, era un compendio de historia y sobre todo de historias de vida. En una ocasión en que la maestra tuvo que ser hospitalizada, nada agrave afortunadamente, Federico me pidió que lo acompañara a la casa de su mamá para hacer algo de limpieza.
La idea era tirar cachivaches inservibles, muebles viejos y objetos descompuestos, etc., de lo que estaba llena la casa de la maestra (como ahora lo estamos los viejos de hoy). Pero sobre todo deshacernos de algunos de las decenas de gatos que vivían en la casa, algunos muy bellos, por cierto; hubo que escoger y llevarnos unos pocos, pensando que la maestra no se daría cuenta. Claro que, al regresar, lo primero que notó fue la ausencia de sus gatos, pese a que dejamos muchos, pero no contamos con que los conocía a todos. De lo demás no dijo nada. Cuando leo sobre los gatos de Carlos Monsiváis y lo importante que eran en su vida, siempre me acuerdo de los gatos de la Maestra Eudoxia.
La Maestra Eudoxia conservaba en su rostro las huellas de una belleza extraordinaria que se negaba a dejarla, fue bella siempre, pero tal vez su más grande belleza estaba en su carácter dulce y amable, siempre tenía una sonrisa que iluminaba su, de por sí, bello rostro, sus ojitos le brillaban chispeantes y alegres. Nunca la oí quejarse de nada ni de nadie; algunas veces, al pasar por su casa, si la veía afuera, me detenía para saludarla y tener una de esas conversaciones que lo reconfortan a uno y le permite reconciliarse con la vida. Como ya estaba jubilada, salía poco de su hogar.
La Maestra Lochita, como la llamaban sus alumnos del Tecnológico, tuvo un pasado glorioso y brillante en los escenarios más importantes de México y de otras partes del mundo. Dotada de una maravillosa voz de soprano, cantaba como los meros ángeles. Ganó múltiples premios e incluso, como nos platica, Federico su hijo, acompañó al candidato Adolfo Ruiz Cortines en su gira de campaña por todo el país. Paralelamente y aprovechando la ocasión, hacía campaña por el voto de la mujer. Los reflectores y el aplauso del público llegan a ser adictivos para los artistas, quien pisa un escenario y triunfa, difícilmente se puede sustraer de ellos. Esto no le pasó a la Maestra Eudoxia, pues cuando puso en la balanza los escenarios, el aplauso y las luces y en la otra a sus hijos, no dudó ni un instante.
Con una entrega inigualable, se enfocó a la educación de sus hijos, les dedicó todo su tiempo y su mejor esfuerzo, entre otras cosas los enseñó a escribir a máquina con método, habilidad que les ha servido mucho en la vida. Dejó su vida propia para dedicarse a forjar la vida de sus hijos, cambió los teatros por el teatro de su casa, el aplauso del público por los besos de sus hijos, los reflectores y luces por el brillo que emanaba de su propia persona. Sin embargo, estrella como era, nunca dejó de brillar, tal vez por eso nunca perdía la eterna sonrisa de su rostro que la iluminaba toda ella. En la película de Walt Disney, “Alicia en el País de las Maravillas”, quedó plasmada su voz para la posteridad; en quienes tuvimos la dicha de conocerla y tratarla, quedará plasmada su imagen de mujer, madre y diva.
Con su partida se apaga una estrella, queda el recuerdo de su rutilante brillo, pero sobre todo, queda el ejemplo de una mujer que supo ser una madre ejemplar y sus hijos como testimonio de ese amor de madre. Descanse en paz la querida Maestra Eudoxia González Villarreal, “la Maestra Lochita”. Un abrazo solidario para Federico y Roberto.
Gracias amable lector por compartir conmigo un poco de la vida de esta extraordinaria mujer. Le deseo un cálido domingo en familia.

Más opiniones de
Adolfo Mondragón

24 octubre, 2020

Mañana viene López Obrador

18 octubre, 2020

Pablo Mata Morán

12 septiembre, 2020

El lenguaje inclusivo

29 agosto, 2020

Las lecciones del virus

22 agosto, 2020

La otra pandemia