El Mañana de Nuevo Laredo

Álvaro Morales

Sentir Cívico

Álvaro Morales

23 agosto, 2020

Falso de toda falsedad



San Luis Potosí fue la sede de la Conago hace algunos días. Reunión a la que asistieron, a pesar de que amagaban algunos con no hacerlo, todos los gobernadores y el Presidente de la República. Ahí también fue el lugar que eligió el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, para hacer un posicionamiento en torno a las diversas imputaciones que se le han hecho. Un posicionamiento lleno de falsedades y victimización.

En las redes sociales del Gobernador se subió un video en dónde se escucha el posicionamiento. En diversos medios se mencionó que había sido ante el Presidente. La primera falsedad. Dicho posicionamiento lo realizó ante la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, casi una hora antes de que el Presidente arribara a la reunión. Lo que el Gobernador sí le dijo al Presidente en un breve saludo fue: lo esperamos en Tamaulipas.

En su posicionamiento continúan las falsedades y la victimización. Dice ser víctima de una persecución política. Denuncia que supuestamente se utiliza a un testigo protegido sin credibilidad para denostarlo. Asegura que hay filtraciones desde el gobierno federal a los medios. Que se le acusa sin pruebas y que es, como ya lo mencioné, una víctima al que se le está inventando un caso y bajo todo un entarimado de intrigas y falsas imputaciones.

El burro hablaba de orejas, o la vaca de cuernos, como quieran ponerlo. Si hay un Gobernador que ha querido llenar las cárceles de presos políticos es precisamente Cabeza de Vaca. En San Fernando, en Nuevo Laredo, en Matamoros, en Río Bravo, en Hidalgo, por los cuatro puntos cardinales del Estado hay casos de adversarios políticos presos o judicializados. Encontraremos casos tan absurdos como en Nuevo Laredo, en donde un “brujo” era el testigo protegido de Cabeza de Vaca. En otros casos ni siquiera pueden saber los imputados quién los acusa, ni cómo son, nada. Testigos fantasma bajo el término de identidad reservada, pruebas fantasma, impuestos por voluntad del Estado, protegidos por el Estado con tal de decir lo que quieren que digan. Hay casos de testigos protegidos que han recibido dinero o promesas de dinero por testificar en contra de alguien, quienes después se arrepienten o no reciben lo que les prometieron.

¿Persecución política? La que ha hecho el Gobernador en Tamaulipas. En donde, con su venia, se filtra información a los medios sobre acusaciones, afectando el debido proceso. Primero en pasquines, páginas de redes sociales, después a medios más serios locales y nacionales, en ocasiones acompañados con dinero para hacer más fácil el proceso de difusión. Carpetas de investigación sin sustento, unas copias de las otras. Cabeza de Vaca ha hecho de la persecución política un arte, un arma letal que usa a discreción. Qué cinismo ahora decir, falso de toda falsedad, que la víctima es él.

En la misma reunión habló sobre un grupo de autodefensa en Tamaulipas. Dijo que eran lo peor, delincuentes, y acusó al subsecretario Peralta de haberse reunido con ellos. Sin embargo, dicho grupo, llamado Columna Armada, fue el mismo que impulsó la campaña de Cabeza de Vaca a Gobernador. Un grupo con el que Cabeza y César Verástegui se han reunido múltiples veces. Grupo que ha auspiciado campañas políticas del PAN con autorización del propio Gobernador. Las pruebas existen de los diversos mítines políticos que ese grupo ha organizado a los Cabeza de Vaca. ¿Ahora son los peores delincuentes cuando hace poco eran sus aliados?

Falso de toda falsedad resulta el Gobernador. Tal vez el mayor delincuente del Estado. Queriendo, con su falsa voz, convencer a propios y extraños de sus mentiras. Si existe un persecutor político que ha usado todas las herramientas del poder para lastimar y crear falsas investigaciones y procesos judiciales es Cabeza de Vaca. Y debió entender que con la vara que midas serás medido. Hoy Cabeza tiene, al menos, el privilegio de estar libre, de enfrentar un proceso limpio y de saber quién es el que lo acusa. Privilegios que no les da el Gobernador a sus adversarios políticos, a quienes sólo detiene sin que sepan porqué. Pues los perseguidos de Cabeza se enfrentan a testigos protegidos de identidad reservada, nunca se sabe contra quién hay que defenderse, y en ocasiones ni siquiera se recibe una sola notificación, sólo te detienen.

Veamos qué dirá a las autoridades americanas que ahora, supuestamente, lo investigan. ¿También será perseguido político de Estados Unidos?

Más opiniones de
Álvaro Morales