El Mañana

martes, 25 de junio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Festejito petrolero

21 marzo, 2019

La primavera comenzó entre lluvias y volcaduras, pues las condiciones de humedad fueron las adecuadas para provocar una cantidad extraordinaria de accidentes viales.

Regularmente -al menos en Nuevo Laredo- esta fecha en verdad luce y se siente primaveral, pero en esta ocasión pintó con una semana nublada.

Las imágenes de la conmemoración del 81 aniversario de la expropiación petrolera que organizó la Sección 22 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, dieron mucho de qué hablar pues se contrataron -además de 9 carros alegóricos- edecanes que fueron “vestidas” al estilo del desfile de Victoria’s Secret, al menos eso es lo que se dio a conocer, pues quién sabe qué más pudo haber incluido el festejito.

 Por años en la esquina de Juárez y Carranza estuvo bien pintado un rostro político, hoy esa pared luce en blanco; hablando justamente de política y gobierno, evoca a muchos a comparar administraciones y de cómo la actual es por demás cuestionable y que se ha caracterizado por una enorme cantidad de baches y ausencia de obras públicas insignia o de alto impacto.

El Municipio dice que al concierto de Molotov asistieron 15 mil, algunos programas de Televisa donde se pasó el clip -suponemos pagado- dicen 7 mil, pero en realidad no fueron más de 2 mil 500, que no es poca gente, pero muestra un poco de los manejos gubernamentales, inflando cantidades en todo lo que se pueda; esto no fue Viña del Mar ni Coachella, fue un evento musical en los terrenos de la Feria.

Por algunas semanas se había calmado la efervescencia política, al menos públicamente, ahora regresa con la expectativa de que se den a conocer los candidatos de Morena, quienes independientemente de que sean perfiles conocidos o rostros nuevos, el empuje que tiene el partido actualmente los convierte en peligrosos para sus contrincantes azules que -se dice- tienen ese acceso al erario, algo que curiosamente siempre deriva en campañas ostentosas al puro estilo del tricolor, que inundan la ciudad de pancartas, espectaculares, banderines, camisetas y demás parafernalia que evidencia una innecesaria inversión millonaria y una medida populista que busca compensar la carencia de propuestas.