El Mañana

viernes, 28 de febrero de 2020

Oscar Leal
Aventuras del Mantarraya Oscar Leal

Fogón a flor de piso

27 diciembre, 2019

Aprovechando las fiestas decembrinas la reunión familiar no se hace esperar, después de la típica cena navideña del 24, aprovechamos al día siguiente el buen clima del 25 que nos invita a reunirnos como buenos amantes del campo en el rancho de la tía Ana; como es de esperarse, esta fechas reúnen a familiares que nos acompañan desde Monterrey, San Antonio, Dallas y los anfitriones de Nuevo Laredo. Desde muy temprano nos dirigimos hacia las afueras de Laredo, Texas, por la carretera 359, a escasos 30 minutos de distancia, donde ya nos esperan para seguir disfrutando de la grata compañía, sumando más de 35 integrantes.
Como menú para tantos comensales decidimos colocar un gran fogón a flor de piso, mientras la leña queda a punto de carbón incandescente, lo que nos da tiempo para marinar un marrano, con un peso promedio de 25 kilos, a base de especias de olor como orégano, ajo, sal de grano y pimienta mezclados en aceite de oliva para lograr adherirlo a toda la parte interna del porcino, el cual a modo rústico lo atamos a una cruz de palos de mezquite verde, humedecida con anticipación. Aprovechando tantas manos disponibles, en pocos minutos armamos cuatro paredes de piedra laja, la cual abunda en ese sector, para rodear al porcino y aprovechar el calor de las paredes de piedra y con esto reducir las horas de cocción.
Mientras asignamos a un par de cocineros que se encarguen de darle vueltas al porcino, para lograr un punto de cocción más uniforme, lo cual nos da un promedio de cuatro horas, organizamos un recorrido sobre las brechas del rancho en las cuatrimotos; paseo obligado que nos lleva a recorrer los comederos y cargar con un par de sacos de maíz para rellenarlos; también nos quedan de paso las márgenes de la presa donde una parada obligatoria nos invita a tomar una foto del recuerdo para todos los asistentes.
El buen clima soleado y temperatura fresca dejar ver gran parte de la fauna sobre las brechas; manadas de jabalíes alimentándose del maíz regado a mitad del camino y media docena de venados se cruzan en la trayectoria de nuestro recorrido, ¿qué más se puede pedir? Los olores frescos del campo, su fauna y la grata compañía de nuestros familiares de visita, escalan los puntos más altos de dicha visita. Una vez terminado el recorrido nos reunimos alrededor del fogón improvisado, el cual ya muestra un marranito con la piel dorada en su punto.
Después de retirarlo de la lumbre es cortado y colocado en porciones sobre charolas de aluminio, acompañado con tortillas de maíz y una salsa molcajeteada a base de chile de monte y tomate tatemado en la lumbre, tan rica como picosa, que se coloca al centro de las mesas dejando a los comensales armar sus tacos a placer. En la reunión se abre un silencio de regocijo, mientras nos deleitamos con tremendo manjar.
Como era de esperarse la reunión familiar de este año cumplió las expectativas de todos, no importan los kilómetros recorridos por los visitantes, siempre será un placer pagar su visita y recibirlos con el cariño que se merecen…
A nombre de este su humilde servidor, LES ENVÍO UN FUERTE ABARZO deseando trasmitir las mejores vibras en compañía de toda su familia… ¡Felices fiestas!
Cuéntame tu historia, tú ya conoces la mía viajesdepesca@hotmail.com

Aventuras del Mantarraya Oscar Leal

Predesove