El Mañana

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Miguel Rodríguez Sosa
Pasadizo Secreto Miguel Rodríguez Sosa

‘Fray’ Alcalde

8 noviembre, 2019

No puede ser creíble que en Nuevo Laredo toda obra municipal
resulte triunfante, excelsa, al externarse y diariamente que va conforme a lo
planeado, prometido; pues si así de bueno fuera, los ciudadanos estarían viendo
en su primera autoridad la figura no de un tradicional político, sino por sus
acciones, algo así como un generoso y benefactor “Fray” Alcalde.

Cierto es, que al menos en lo que va de este año, de enero a
noviembre, la situación de la ciudad es la misma, en su mayoría las colonias
del poniente en completo abandono, calles y avenidas mal pavimentadas o
parchadas sin ese respeto a los reglamentos, banquetas y cordones, así como
nomenclaturas y señalamientos viejos y dañados.

Desafortunadamente la autoridad municipal actual, en este
tema, lejos se ha quedado de implementar una enérgica y permanente campaña para
determinar, qué vialidades ya son necesarias de crear y en dónde, así lograr,
el modificar el tránsito vial ante ese creciente parque vehicular local y
foráneo.

No se puede creer que en Nuevo Laredo no exista un
departamento especializado en ingeniería vial que venga a renovar, corregir o
generar nuevas vialidades, que ofrezca frescas ideas, rutas alternas a lo que
ya se tiene.

Al entender que no se trata tan sólo de ir pausadamente a
“inaugurar” ese tramo de calle o avenida que se pavimentó, ni mucho menos el de
informar lo que ahí se invirtió, sino más bien externar qué es lo que se está
haciendo para darle agilidad, salida a tanto vehículo motriz de esos
complicados sectores.

Pues eso que se pregona en las redes sociales, en algunos
medios de comunicación, esa “ayudadita” que diariamente se le ofrece como si
fuera una ofrenda, una veneración hacia las “acciones” del presidente municipal,
por supuesto que no se reflejan tal y como lo anuncian entre la misma
comunidad.

Entonces, las empresas o personas independientes que se
dedican a los medios de comunicación en donde incluyen programas noticiosos, ya
sean impresos, radiofónicos, televisivos o en redes sociales, deberían
considerar el gran daño que le hacen no tan sólo a la ciudad, sino a la
población en general al estar informando algo que no es completo, permanente.

Ya que el seguir la noticia, no tan sólo es cumplir con un
requisito como el de externar las labores del cabildo, de un alcalde, sino por
igual alertar a la ciudadanía, a los empresarios, a los distintos ramos
comerciales, de esas deficiencias municipales, de eso que se prometió, pero no
bien se cumplió.

La labor reporteril, de un noticiero es buscar la noticia,
no tan sólo el copiar o sujetarle a los comunicados oficiales, pues de caer en
esto, por supuesto que demerita la calidad de su trabajo, pierde credibilidad
al ver el reflejo de la misma noticia y de la misma manera de redacción en
todos los demás medios comunicativos.

Nuevo Laredo está ansioso de tener de parte de su autoridad
municipal, ese verdadero impulso al progreso, ver construirse nuevas y modernas
edificaciones que alienten al empresario, al local comerciante, al
considerarlos como esos nuevos generadores de ingresos.

Nuevo Laredo está ansioso de tener de parte de su autoridad
municipal, ese impulso que conlleve a atraer nueva economía, no tan sólo del
tránsito de mercancías, de su aduana, sino de esos nuevos canales de inversión
que le den otro nuevo rumbo a esta frontera.

Nuevo Laredo está ansioso de tener de parte de su autoridad
municipal, ese ánimo de ya por fin destrabar tantísimos proyectos que tan sólo
han demostrado esa deficiencia, esa incapacidad para resolverlos, afrontarlos,
esa falta de carácter para imponerse ante otras autoridades nacionales incluso
extranjeras.

No es posible que Nuevo Laredo esté teniendo un cabildo, una
autoridad municipal que día a día no sale de lo mismo, presumiendo de un programa
de atención inmediata, que se “cae” cuando visitan colonias y comprueban que
efectivamente no funciona, al seguir viendo ahí las necesidades, el reclamo
ciudadano generalizado.

La población de Nuevo Laredo está dando cuenta que sus
actuales autoridades municipales, ese marcado enfocamiento hacia el personaje
como es la primera autoridad denominada alcalde, no pasan de ser más que un
cuadro de actores que bien actúan, pero mal trabajan.

Al verse que día a día, las redes sociales que manejan la imagen
de la actual administración municipal, están llenas de esa actuación, de esa
desmedida y descarada simulación.

Debe entenderse ya que la fotografía, el video, la noticia
manipulada todo eso en conjunto hace daño a esta comunidad, como hace daño todo
el que participa en hacer creer, fingir que efectivamente todo eso se está
llevando a cabo, haciendo.

La radio, el periódico impreso, el medio de comunicación en
las redes sociales, sí que está calando en lo más profundo del sentimiento
ciudadano, pues éstas tan sólo siguen una línea, un todo para ofrecer al público,
al espectador o lector lo que tan sólo se quiere decir.

Nuevo Laredo ya requiere de una primera autoridad que sea en
todo lo que emprenda verídico y sin limitaciones; no de alguien que, por
simular esa demasiada hermandad, bondad y generosidad, para con su pueblo, sea
confundido, lograr por lo mismo, llegar algún día a ser hasta canonizado.