El Mañana

viernes, 19 de julio de 2019

Ernesto Hernández Alarcón
Duela Caliente Ernesto Hernández Alarcón

Futuro incierto

19 junio, 2019

Sentimientos encontrados tuvimos en esta gran final de la NBA.
Lo que queda en relieve y para la posteridad, es que los Raptors de Toronto son con toda justicia y sin lugar a dudas, campeones absolutos de la NBA.
La más grata revelación fue la manera como el “novato” Nick Nurse se impuso al experimentado Steve Kerr.
Su esquema defensivo, su rotación de banca y la manera como coordino a sus pupilos a imponerse en la batalla de la pintura (la cantidad de rebotes ofensivos así lo constata), fueron algunos factores que permitieron a la franquicia canadiense, coronarse por primera vez en su historia.
Un conjunto plagado de mártires, quienes supieron responder en el momento adecuado y que en ningún momento bajaron la guardia. Serge Ibaka, Pascal Siakam y Fred Van Vleet fueron esos héroes desconocidos, sin demeritar la grandísima labor de Kawhi Leonard, Kyle Lowry y relativamente Marc Gasol, este último, junto con su hermano Paul, son los primeros hermanos “extranjeros” en lograr títulos en la NBA.
¿Qué sigue para los Raptors para la próxima temporada?
Su principal prioridad es extenderle un contrato a Kawhi Leonard, quien se convertirá junto con Marc Gasol, en agente libre tipo “player option”, es decir, tienen la libertad de quedarse con el equipo o escuchar mejores ofertas por parte de otras organizaciones.
En el caso del primero, a sus 27 años, en el pico de su carrera y con estatus de súper estrella, sin duda escuchará gerencias que le ofrezcan más de 30 millones de dólares anuales con contrato multi-anual, superando los 21 millones que tiene garantizados para la próxima campaña.
En el caso del segundo, con 35 años y ya comenzando el fin de su carrera, me parece que es más probable que se mantenga con Toronto ganando cómodamente 25 millones de dólares anuales.
Asimismo, Lowry, Ibaka, VavVleet, Siakam y Powell, verán continuidad, por lo que, si la directiva de Toronto amarra a Leonard, deberán ser el equipo a vencer en la conferencia del Este para el 2020, con amplias posibilidades de repetir el cetro, a reserva de los ajustes y fortalecimientos que logren los Bucks de Milwaukee y los 76s de Filadelfia (tal vez los Celtics de Boston). Respecto a los Warriors de Golden State, quienes indiscutiblemente sufrieron una dolorosa derrota equiparable a la que vivieron hace tres años frente a los Cavs de Cleveland de LeBron James, tienen un futuro lleno de interrogantes.
En primer lugar, la riesgosa tarea de renovar los contratos de Kevin Durant y Klay Thompson, dos pilares del equipo y grandes estrellas que sufrieron lesiones que marcan un destino plagado de incertidumbre.
Precisamente esa coyuntura implica un riesgo para la cúpula de Golden State, la cual ha sido acusada de querer extender contratos multianuales para ambos jugadores, movimiento, insisto, con alto riesgo tomando en cuenta que ambos van a perderse más de la mitad de la temporada entrante. Resuelto ello, para bien o para mal, deben reconstruir su banquillo, el cual, demostró su marcada ineficacia en esta final (factor importante que sello su derrota), es decir, en lo personal, prescindiría de los servicios de De Marcus Cousins, Jonas Jerebko, Quinn Cook, Jordan Bell y Andrew Bogut y de hecho, sólo recontrataría a Kevon Looney. La columna vertebral seguirá intacta: Stephen Curry, Draymond Green, Andre Iguodala y Shaun Livingston, quienes junto con Steve Kerr deben trabajar el elemento anímico y prepararse para una temporada donde todavía pueden tener cierta hegemonía en el Oeste, tomando en cuenta que los Rockets de Houston están atravesando una severa crisis interna (tópico que abordaremos próximamente) y esperar a los Nuggets de Denver que se antojan fuertes protagonistas y los Lakers de Los Ángeles, hasta ahora ya reforzados con Anthony Davis, quien hará una dupla espectacular con LeBron James. Abundaremos.