El Mañana

martes, 28 de enero de 2020

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Gato por liebre

3 diciembre, 2019

Por años, los neolaredenses, regiomontanos y quienes
transitan con regularidad por la Carretera Nacional Monterrey-Laredo pedían una
vialidad en buen estado por las implicaciones tanto a la vida comercial como
personal para los traslados y aunque la solución llegó, no fue como se
esperaba.

Algunos dicen que les dieron “gato por liebre” para definir
la situación de la carretera, pues si bien comenzó a restaurarse el tramo La
Gloria, no fue para mantenerla en su forma gratuita y cómoda, sino que en su
lugar harán una de cuota -que subirá de precio cada año- y la vía libre que
están obligados a proporcionar por ley será con un carril de cada sentido, con
minúsculos acotamientos en un solo cuerpo de la carretera, cuando siempre fue
de dos cuerpos cada uno con sus dos carriles sin costo alguno.

Ahora que se ha ido materializando, muchos neolaredenses han
manifestado su inconformidad por lo incómodo que han resultado los tramos ya
concluídos.

Una de las características que en verdad da miedo al usuario
es la altura de la carretera, pues a los lados está prácticamente el vacío al
que cualquier distracción, maniobra o incidente hará caer el vehículo hasta dos
metros, lo que combinado con la velocidad se convierte en una fuerte colisión
que en ocasiones llega a ser mortal.

Si usted ha transitado recientemente por esta vía se habrá
dado cuenta de la gran cantidad de daños que tienen los muros de contención de
lámina, muchos de los cuales ya están totalmente destrozados a pesar de que aún
no se ha entregado la carretera terminada, por si esto fuera poco esta
temporada se han acentuado los accidentes, que por ser una vía de alta
velocidad usualmente tiene consecuencias graves y hasta mortales.

Ayer fue el “Cyber Monday”, que es prácticamente el Viernes
Negro, pero en lunes y sólo por internet, claro que aunque no se percibe igual
porque es vía electrónica, es tan popular que algunos dejan pasar el Buen Fin y
las ofertas del “Black Friday” para gastarlo en tiendas virtuales, en las que
si bien algunos encuentran ofertas y hasta disponibilidad de productos muy
específicos, tiene como efecto colateral una considerable baja en las ventas de
las tiendas físicas.

Este fenómeno ha derivado en el desplome de varias de las
grandes cadenas comerciales que se han visto forzadas a cerrar sucursales y
reducir el tamaño, catálogo y personal de la que se mantienen.