El Mañana de Nuevo Laredo

Adolfo Mondragón

Personajes de mi Pueblo y del Otro Lado

Adolfo Mondragón

31 mayo, 2020

Gibrán Ramírez Reyes



Me empezó a llamar la atención este joven cuando lo descubrí en el programa “De buena fe”, en un principio no tenía idea de quién era este joven de extraña personalidad, medio regordete, de cara redonda y rasgos con reminiscencias indígenas, frente muy pequeña y pelo casi hirsuto, sólo unos lentes le ayudan no sólo a ver, sino a mejorar su imagen, que no es la de un comunicador de medios, generalmente bien plantados y de buena presencia, de preferencia “blanquitos”. Gibrán rompe con todos estos viejos y obsoletos esquemas y logra imponer su personalidad.
Bajar el nivel de volumen de la voz y elevar el nivel de los argumentos, es una especie de slogan del programa. Me llamó poderosamente la atención desde la primera vez que en forma fortuita lo escuché; me atrapó y desde entonces lo sigo religiosamente cada lunes a las 8:00 PM en el Canal 11 del Politécnico. Es impresionante el manejo de conceptualización y del vocabulario técnico de las ciencias sociales (que además es mi área) con un total dominio, lo habla con la soltura de quien está seguro de lo que dice. Es rotundo y convincente, incisivo y cuestionador, sigue y persigue al entrevistado, acorralándolo materialmente para obtener casi una confesión.
En la entrevista que le hizo por ejemplo a Dolores Padierna, casi la acosó, le cuestionó si no se estarían formando tribus en Morena, asegurando que ve a este partido muy desdibujado, como que no corresponde a un partido en el poder, desde un principio le preguntó lo que sentía cuando la criticaban por su relación con Bejarano, el tristemente famoso “Señor de las ligas”. Dolores en forma igual de inteligente, dejó esta pregunta hasta el final, cuando ya había logrado fijar su postura y le respondió que a René Bejarano no le perdonaban ese error, mientras que a otros que cometen muchos y más graves, los olvidan; finalmente el dinero no era para él, sino para el partido, y quedó demostrado que le habían tendido una trampa; sin embargo, no se lo perdonan, olvidando una larga trayectoria de lucha en la izquierda, al igual que ella.
Otra entrevista que me gustó mucho fue la que le hizo a Paloma Escalante Gonzalbo, antropóloga que ha realizado profundos estudios e investigaciones en la región maya, desde hace muchísimos años. Autora de múltiples textos y publicaciones, está seriamente comprometida con la región maya a la que defiende porque la conoce y ha hecho propios sus problemas. Paloma habló de la consulta realizada para la construcción del famoso y cuestionado Tren Maya, asegurando que fue legal y sujeta al rigor metodológico y este tema es algo que ella conoce y maneja a fondo, pues es parte de su quehacer diario. Muchas fueron las preguntas que le lanzó Gibrán, y siempre salió airosa con respuestas claras y sustentadas en la realidad.
Paloma Escalante pertenece a una prestigiada familia de académicos, desde su madre, autora de libros y textos, de Fernando su hermano, también doctor en Historia y autor de importantes estudios del periodo colonial, poco investigado y sí muy despreciado. Con Fernando tuve el gusto de que trabajara conmigo en un curso que coordiné en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, acababa de terminar en el Colegio de México su licenciatura en Historia y estaba juntando dinero para ir a España a hacer un posgrado. Recuerdo que estaba muy preocupado porque todos en su familia ya habían publicado algún libro y él todavía nada. Recuerdo que era quien tomaba toda la relatoría de las juntas que hacíamos todas las noches al terminar las actividades del día; esa bitácora servía para evaluar el desarrollo del curso y del programa. Gibrán tiene el título de doctor en Ciencias Políticas, egresado de la UNAM, hijo de padres maestros; en virtud de que los dos trabajaban tiempos completos o sea turno matutino y vespertino, tenían que dejar a Gibrán y su hermano al cuidado de sus abuelos, a la sazón de la etnia de los Chontales. Algo o más bien todo, lo hicieron muy bien, pues Gibrán y su hermano son egresados de universidad y ambos tienen posgrados. Le recomiendo busque más información de este brillante joven de escasos 30 años, encontrará sus entrevistas y artículos publicados en Milenio, vale la pena conocerlo mejor.
Gracias amable lector por la gentileza de su atención, le deseo un extraordinario domingo último de mes y fin de la etapa de confinamiento. No vaya a salir desbocado, tómelo con calma y siga cuidándose.

Más opiniones de
Adolfo Mondragón

9 agosto, 2020

Don Rubén Bazán Ancira

1 agosto, 2020

La infodemia

25 julio, 2020

A comer sano

19 julio, 2020

H.R.L.

18 julio, 2020

He renunciado a ti…

11 julio, 2020

Si me cuido, te cuido