El Mañana

lunes, 21 de octubre de 2019

Mauricio Belloc
Selva urbana Mauricio Belloc

Goberladrón bien pepenado

15 septiembre, 2019

Así tiene AMLO a El Chómpiras, pescado de donde un hombre no puede ni chiflar cuando lo toman con cierta fuerza de ahí, el Ejecutivo nacional tiene al ejecutor local asido a más no poder, ¿le soltará al viento, dejará que los huevitos se conviertan en pajaritos y vuelen?

Nos referimos al asunto de los ocho asesinatos del pasado 5 de septiembre en nuestra ciudad, presuntamente -no los vamos a sentenciar nosotros, porque ni jueces somos- por parte de “Los Negros” o la PEA, Policía Acreditable de Tamaulipas, ¿Acreditable? Tal vez acreditada para asesinar y rematar a sangre fría.

La FGR atrajo la averiguación, de plano se le quitó el asunto al Fiscal Carnal, Irving Barrios Mójica, ese mismo que se aventó el “Michoacanazo” de arrestar a 12 alcaldes purépechas y un total de 38 funcionarios de aquella entidad en mayo del 2009, mismos que todos quedaron libres, porque se utilizaron inventos, acusaciones sin fundamento y sobre todo se crearon falsos testigos protegidos, para que señalasen a los ediles aprehendidos, todos ideados precisamente por el propio Barrios Mójica.

Ya la federación se hizo cargo, resolverá al respecto.

Tamaulipas hoy somos noticia, nuevamente, por cierto que muy negativa, también de nuevo, como ya es costumbre.

De lunes a viernes pasados, en noticieros y programas de horario estelar de Televisa, ocupamos el primer lugar, lo triste es que lo amerita el caso. Tanto lo es que ya fue copiado por medio mundo, ni se digan las cadenas nacionales e internacionales.

Y por todo ello, tal vez, sólo tal vez, cambie el panorama para los agentes locales involucrados en estas ocho muertes, quienes de resultar con cargos, exhibirán veladamente al gobernador y a la agencia policial bajo la orden de éste, de haber decidido ejecuciones en caliente.

Acribillamientos en contra de gente que supuestamente ande en malos pasos o que -¡peor aún!- por el contrario, les indicaron fabricar culpables de la agresión a un hotel donde se hospedan los policías acreditables.

DE LOS MEROS CUERNOS

Viejo lobo, el Presidente del país, no le amagó para nada, no le lanzó ni una indirecta, ¡nada!, nos referimos ahora que recién vino a Tamaulipas el fin de semana pasado (sábado 7 y domingo 8 de septiembre), a Tula, Hidalgo, San Carlos y Soto La Marina.

Muchos tamaulipecos estamos inconformes con el actuar del gobierno estatal y de toda la administración de Cabeza de Vaca, principalmente en el rubro de seguridad pública, así que esperamos algo en la visita presidencial, fue en vano, pues antes, durante e inmediatamente después de que estuvo López Obrador, no vimos nada claro contra el “goberladrón” de este nuestro pobre, indefenso y avasallado estado.

Muy desesperados y tristes quedamos, de que el Presidente del país, no hiciera algo, alguna alocución, una especie de llamado de atención al susodicho gobernante local, siempre guardando toda separación de niveles de gobierno, todo ello por el paupérrimo estado y la peligrosa situación en que tiene a la entidad, algo que es muy notorio por todos lares, incluso en el extranjero.

Esa semana pasada, deseamos que López Obrador dijera algo sobre nuestra jungla de asfalto, nuestro pueblo sin ley, sobre la nula actuación, la cero defensa y la total desprotección de este hombre estatal hacia todos los habitantes del estado. Pero ¡nada!, no vimos nada.

Nunca nos cayó el veinte, ese sábado y domingo anteriores, es que sin duda el tabasqueño pensaba: “Lo voy a dejar pasar, al cabo y este tipo, con la pasividad y la negligencia con las que está actuando, muy pronto la va a regar y no tendrá ni para dónde hacerse, entonces lo vamos a pepenar o de perdido, le vamos a investigar a fondo y con elementos suficientes”.

En efecto, tal cosa no tardó ni una semana, de hecho, dos días antes sus pistoleros “Los Negros” se supone que asesinaron a ocho personas y montaron un escenario, para argumentar un enfrentamiento.

Así parece que ocurrió, como si la gente del CISEN, le hubiese dicho en Ciudad de México qué es lo que había pasado en Nuevo Laredo, precisamente dos días antes, de la visita de López Obrador a la entidad.

Ahora, de acuerdo con lo que se observa en el papel, la Fiscalía General de la República tiene a ya saben quién, bien atrapado, a su merced. Y van a ir con todo.

ESTAMOS EN LA PICOTA

Todo ese asunto de Nuevo Laredo, sumado a los dos autobuses recién baleados de San Fernando a Reynosa, los videos de los retenes de Chicos Malos en aquella región de la carretera ribereña y muchas cosas más, que se han publicado a nivel nacional e internacional, tiene a la entidad en peligro de ser un sitio non grato para visitantes de Texas y de los propios estados vecinos del noreste mexicano.

Ya saben ustedes nativos o residentes de Tamaulipas, cómo nos ponen ante el mundo entero, principalmente ante los vecinos y posibles turistas de las regiones ya citadas.

Estamos en la picota, gracias a la promoción ¿desmedida? de Televisa y de las otras cadenas de cobertura nacional e internacional, que ya están imitando la televisora de Azcárraga.

¿Le estarán cobrando a Cabeza de Vaca, por no ponerse guapos con ellos? Será el sereno.

El caso es que este “MatoncísimoKid””y el asunto de los ejecutados en Nuevo Laredo son noticia estelar en el noticiario “En Punto” y “Tercer Grado”, programas televisivos de horario estelar nocturno en Televisa, Nuevo Laredo fue el tema inicial y principal toda la semana, de lunes a viernes.

Y todo porque los testaferros o subordinados del “MatoncísimoKid” de Tamaulipas, se supone que ejecutaron a los ocho citados.

Y hasta se presume que los disfrazaron con uniformes clonados del Ejército Mexicano y peor aún, se cree fabricaron toda una escena, dizque para simular un enfrentamiento.

“Los Negros” no se mandan solos para armar ese teatro macabro, entonces ¿ya estaba dictada la orden general, de que había que contestar y arrasar todo intento de agresión a los policías estatales? ¿Buscar culpables o inventar supuestos agresores, para que pagasen por un tiroteo con oficiales muertos, en un hotel local donde se alojan estos hombres que están bajo el mando de Cabeza de Vaca? ¿Fueron acciones extrajudiciales, ordenadas por los superiores o jefes máximos del ramo de seguridad?

Sí que está pesada, bien pesada esa tela de duda.

Y todavía de viaje en Washington, Francisco Javier García Cabeza de Vaca amagó con pedir la colaboración del FBI para que le ayude esclarecer este penoso y muy grave asunto.

¿Grave? ¡Gravísimo!, tanto que la federación se lo quitó y ahora será la propia FGR la que lo resuelva.

Por sí, por no, por mientras o por lo que sea, estos cadáveres, quedan desde ya grabados en las cachas de las pistolas del gobernador (ya ven ustedes que ni le gusta eso de las armas, que desde su adolescencia le han llamado poderosamente la atención).

En el viejo oeste, los pistoleros, matones a sueldo o los más rápidos con el revólver de seis tiros, grababan en las cachas o lomos, de marfil o madera de sus Colts 45 o “Peacemaker”, cada difunto que se cargaban, era una rayita grabada en sus cachas.

Los fallecidos a balazos el día 5 del presente, si es que fueron extrajudicialmente ejecutados (y no murieron en verdadero tiroteo con la PEA), entonces ya sabemos a quién adjudicárselos, al comandante de las fuerzas policiacas del estado, a su gobernador de ustedes.

Feliz domingo tengan todos, aunque residamos en un territorio con muy mala promoción, por el momento.