El Mañana

miércoles, 19 de junio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Guaidó y Maduro

25 enero, 2019

Los venezolanos tienen una comunidad importante en Nuevo Laredo, que desde hace tiempo ha ido creciendo e integrándose de forma pacífica en la localidad.

Hay que decirlo, cada nacionalidad tiene un perfil distinto y unos son más compatibles que otros con las comunidades a las que llegan por coincidir en costumbres o simplemente por su forma de ser; en el caso de los venezolanos éstos han resaltado por ser muy trabajadores e integrarse bien con los neolaredenses.

En los últimos años, particularmente en meses recientes, han visto con preocupación a miles de kilómetros cómo sus compatriotas sufren hambruna y tantas carencias derivadas de la necedad de un régimen autoritario encabezado por Nicolás Maduro que ha querido aferrarse al poder a pesar de la inconstitucionalidad que representan sus acciones.

Tan grave es la crisis en Venezuela que se ha tornado en un referente actual de países en decadencia, una problemática que se torna aún más reprobable cuando toda la culpa recae en esa necedad de un solo personaje.

El pronunciamiento de unos países como Rusia a favor de Maduro y otros tantos en contra -y a su vez reconociendo a Guaidó como el legítimo mandatario-, está generando una preocupante división que podría derivar -según analistas- en algo más grave aún.

Aún más claro, Rusia advirtió la posibilidad de “catastróficas” consecuencias de que Estados Unidos esté apoyando el cambio de régimen en Venezuela -pues incluso le prometió 20 millones de dólares en ayuda humanitaria a Guaidó-, acusando de desestabilizar uno de los aliados claves del Kremlin en Sudamérica.

Todo esto suena algo distante, al menos en cuanto a cualquier impacto que pudiera tener en Nuevo Laredo o México en general; sin embargo, en estos tiempos cualquier clase de conflicto o crisis realmente llega a tener consecuencias en los mercados internacionales y esto a su vez en la economía global; especialmente de los países con alguna cercanía.

Mientras tanto en México, Pemex sigue estando en el banquillo de los acusados ahora con anomalías en la compra de hidrógeno por 2.7 mdd al mes, pues se adjudicaron contratos a dos empresas para el suministro de dicho material a las refinerías de Tula y Cadereyta por un periodo de 20 años, el huachicol -aunque en menor escala- sigue siendo tema, claro que cada vez se habla menos de desabasto o de las víctimas de Tlahuelilpan.