El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Luis Pérez Benítez
En directo Luis Pérez Benítez

Guardia Nacional

26 febrero, 2019

¡Por fin! Y para bien de México, en la madrugada del pasado jueves 21 de enero -después de muchas horas de debate, discusión y negociación- se pusieron de acuerdo los Senadores de la Republica y se aprobó el Proyecto de Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de Guardia Nacional. El referido Proyecto contenía temas delicados que tenían atoradas las negociaciones, principalmente los relativos a la definición de si el mando operativo de la Guardia Nacional fuera militar o civil; que los elementos militares de la Guardia Nacional tuvieran o no la posibilidad de ser juzgados por tribunales militares o civiles y respecto al tiempo que en su caso, permanecería el Ejército y Marina en las calles.

De esta manera, Morena cedió en que la adscripción de la Guardia Nacional quedara bajo la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, lo que constitucionalmente -como afirmó en su oportunidad Monreal- le daba el carácter de mando civil al nuevo cuerpo policiaco. Este punto, fue la principal traba que el bloque opositor planteó a los Senadores de Morena y con lo que condicionaban el apoyo a la Guardia Nacional, cuya aprobación requería de una mayoría calificada del Senado, es decir, de dos terceras partes de los senadores presentes en la sesión.

Así, tras largas horas de discusión, las bancadas del Senado lograron un histórico y necesario acuerdo esa madrugada para que se aprobara la creación de la Guardia Nacional, que tendrá por fortuna, carácter civil. Se aprobó también que los elementos de este nuevo cuerpo policial puedan ser juzgados por tribunales civiles y no militares; además de que el Gobierno Federal podrá mantener al Ejército y Marina en las calles durante los próximos cinco años, mientras se consolida la nueva Guardia Nacional, que iniciará su operación con policías militares que serán adiestrados para la seguridad pública del país.

Adicionalmente se acordó la obligación del Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, de rendir cuentas al Senado por la actuación de dicha Guardia. En cuanto a la presencia de la Guardia Nacional en los estados, el acuerdo indica que sólo en las entidades de la república en donde los gobernadores soliciten su presencia, se mandará a la Guardia Nacional. Pero el haber llegado a este histórico acuerdo por parte del Senado de la Republica no fue nada sencillo, ya que independientemente de los largos y tediosos debates y discusiones llevados a cabo por Diputados y Senadores, para poder preparar el Proyecto, se celebraron varios importantes foros de consulta en la República Mexicana y en el exterior, entre otros, el Foro Constitucionalidad y convencionalidad; El Foro de Derechos Humanos; El Foro de Fortalecimiento del Sistema Nacional de Seguridad Pública; El Foro del Federalismo y seguridad pública, así como el Foro de Profesionalización, capacitación y uso de la fuerza en tareas de seguridad, mismos foros en los que intervinieron numerosas personalidades nacionales y extranjeras, académicos, así como organizaciones de la sociedad civil y de derechos humanos. Asimismo también se estudiaron los diferentes protocolos internacionales en materia de Seguridad Publica, para de esta forma cumplir con los convenios de los que México es parte. Con la esperada posterior aprobación de los Diputados de las modificaciones al Decreto y la publicación de la Ley de la Guardia Nacional, se espera que a nivel internacional México refleje un importante progreso en Materia de Seguridad lo que podría generar nuevos proyectos e inversiones en nuestro país y frontera, al existir certeza jurídica para los militares y policías en el ejercicio del duro trabajo de procurar seguridad a los mexicanos y extranjeros que visitan por placer o negocios nuestro país. Ojalá que así sea. Hasta pronto.