El Mañana

viernes, 28 de febrero de 2020

Mario Canales
Economía sin Fronteras Mario Canales

¡Habemus TLCAN 2.0!

12 diciembre, 2019

¡Por fin!

Hoy podemos decir que se garantiza la modernización del
tratado de libre comercio, escalando al clímax de un proceso de negociaciones
que empezó extraoficialmente hace más de 4 años.

Para Laredo y Nuevo Laredo es el cierre de un ciclo y el
inicio de otro, mientras se ponía en tela de juicio la viabilidad y la misma
existencia de un acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá.

El martes la Vocera Nancy Pelosi dio su poderoso visto bueno
a las negociaciones entre la Administración Trump y el Congreso. A grandes
rasgos, los siguientes son las fases de la negociación rumbo al TLCAN 2.0:

• Junio 2015: Donald Trump anuncia su candidatura a la
Presidencia de Estados Unidos, prometiendo, entre otras cosas, sacar a Estados
Unidos del “peor acuerdo en la historia, el NAFTA”.

• Noviembre 2016: Donald Trump gana la Presidencia de
Estados Unidos.

• Abril 2017: Fuentes revelan que el Presidente Trump estuvo
a punto de firmar el documento que anunciaba el retiro de Estados Unidos del
TLCAN.

• Agosto 2017: Arranca la primera ronda de negociaciones
para la modernización del Tratado de Libre Comercio, en Washington DC.

• Julio 2018: Andrés Manuel López Obrador gana la elección
Presidencial.

• Agosto 2018: Después de meses de intensas negociaciones,
México y Estados Unidos garantizan un acuerdo de libre comercio, pendiente
Canadá.

• Octubre 2018: De último minuto, Canadá se une al consenso
y garantiza el estado trilateral del acuerdo de libre comercio.

• Noviembre 2018: Peña, Trump y Trudeau firman en Buenos
Aires el compromiso de ratificar el modernizado tratado, que se llamara Tratado-México,
Estados Unidos, Canadá (T-MEC) o United States, México, Canada Agreement
(USMCA, por sus siglas en inglés).

• Diciembre 2018: Andrés Manuel López Obrador asume la
Presidencia de México.

• Enero 2019: Arrancan formalmente las negociaciones para la
ratificación del tratado, en los respectivos legislativos de México, Estados
Unidos y Canadá.

• Mayo 2019: El Senado de México aprueba el modernizado
T-MEC.

• Junio 2019: México y Estados Unidos llegan a un acuerdo
migratorio, ante la amenaza del Presidente Trump de imponer ascendentes
aranceles a toda la importación mexicana.

• Agosto 2019: Se intensifican las negociaciones para la
ratificación del tratado en el Congreso de Estados Unidos con el Partido
Demócrata que controla la Cámara de Representantes, liderado por la Vocera
Nancy Pelosi.

• Octubre 2019: La Vocera Nancy Pelosi da su visto bueno al
proceso de juicio político contra el Presidente Donald Trump.

• Noviembre 2019: La incertidumbre se apodera de las
negociaciones ante el estrecho margen en el calendario legislativo del Congreso
de Estados Unidos para el resto del 2019.

• Diciembre 2019: México y la Administración Trump llegan a
un acuerdo sobre los ajustes al T-MEC, dando paso al visto bueno de la Vocera
Pelosi y de otros, garantizando la modernización del tratado de libre comercio.

Todavía falta. Se ha garantizado su aprobación, que es muy
importante. Pero, falta la votación en la Cámara de Representantes, la próxima
semana, y después en el Senado, pero el líder republicano Mitch McConnell dijo
que sería hasta el próximo año. De cualquier forma, el anuncio de esta semana,
es un paso en la dirección correcta para el desarrollo económico de México,
Estados Unidos y Canadá. Así lo planteó el Presidente López Obrador en Palacio
Nacional.

El Tratado tampoco es la panacea del crecimiento. Sí es un
acuerdo que irradia certidumbre para la productividad de los tres países.
Consolida a América del Norte como una potencia capaz de competir contra las
economías del resto del mundo.

Sí es un acuerdo político, como lo dijo el Presidente López
Obrador, y como se ha planteado en este espacio en anteriores ediciones. Desde
ahí, la relevancia del consenso que se garantizo esta semana. El contexto surge
como el componente protagonista de la reflexión. En una era de desaceleración
económica y de incertidumbre, el T-MEC surge como un paradigma del entendimiento,
en la era Trump.

En ese sentido, México sobresale en esa reflexión. Capaz, en
la Administración de Peña Nieto y de López Obrador, de mantenerse como un
vecino y un aliado crucial para Estados Unidos social, política y
económicamente.

Para México, Estados Unidos y Canadá es un buen día. Para Laredo y Nuevo Laredo es el inicio de una nueva era, y ojalá un presagio de un nuevo año 2020 de certidumbre y prosperidad para la región.

Twitter e Instagram: @economixs.