El Mañana de Nuevo Laredo

Padre Leonardo López Guajardo

Compartiendo Opiniones

Padre Leonardo López Guajardo

29 julio, 2020

Hace 15 años



Probablemente, el aspecto más doloroso de este confinamiento, no ha sido solamente el factor económico, sino el de la convivencia familiar, que se ha deteriorado en muchos hogares y se ha manifestado en los actos de violencia en contra de la mujer.

Algunos grupos que se manifiestan a favor de los derechos de la mujer, han tomado este hecho como bandera y, en ocasiones, se les da más espacio del que se debiese darles, ya que, lejos de proponer, gritan, destruyen y vandalizan, convirtiéndose, más en un problema que en una solución (las marchas del 8 de marzo ¿mejoraron su situación? El paro del 9 de marzo, ¿hizo la diferencia?). A ninguna mujer se le ayuda grafiteando una pared o cantando una cancioncilla que no busca consensos, sino confrontaciones estériles que a nadie benefician.

Las mujeres realmente pensantes y no ideologizadas, no se identifican con sus procedimientos. Un problema tan grave nunca debería ser tomado de una manera tan irracional, considerando que ninguna ley favorece el abuso en contra de la mujer. La igualdad está respaldada por la Constitución. Y si bien es cierto que el Estado no puede desentenderse de esta obligación, depende más de nosotros, que de la autoridad, que el problema de la violencia, se disminuya.

Ya en el 2005, en un comunicado de julio de ese año, la conferencia de los Obispos afirmaba: “Proponemos una cultura de la vida anclada en la promoción de valores, el fortalecimiento de la familia como núcleo de cohesión social, transmisora de valores culturales, éticos, sociales, espirituales y religiosos. Con tristeza advertimos que sin familias fuertes en la comunión y estables en el compromiso, los pueblos se debilitan y son presa de los males que destruyen a la persona.

“La construcción de la paz, el fomento de una cultura de la vida, la promoción de valores y el fortalecimiento del Estado, es tarea de todos. Por ello, convocamos a las organizaciones sociales y empresariales, instituciones educativas, medios de comunicación, actores políticos para que, sin protagonismos, ni confrontaciones estériles, unamos esfuerzos a favor de una Cruzada Nacional a favor de la Paz, que haga posible la civilización del amor y la concordia entre los mexicanos.

“Redoblemos esfuerzos en pro del fortalecimiento de la familia, lugar primario de la humanización de la persona y la sociedad, porque sólo así podemos sembrar en nuestro pueblo, valores auténticos de responsabilidad social y solidaridad”

Han pasado 15 años de que estas palabras fueron escritas, y los resultados no han sido los que quisiéramos, como si ignorar los problemas o esperar que otro lo resuelva, nos eximiera de nuestras responsabilidades. Dejemos a los mediocres las justificaciones; a los fanáticos con su letanía de insultos y amarguras, y no dejemos que lo peor de la inteligencia conduzca nuestra vida. Pero en ello, como siempre, usted tiene la última palabra.

[email protected]

Más opiniones de
Padre Leonardo López Guajardo

23 septiembre, 2020

Esta tarde vi llover…

16 septiembre, 2020

Un Grito inédito

9 septiembre, 2020

¡Vivió por la Patria!

2 septiembre, 2020

¡Águilas del América!

26 agosto, 2020

Érase una vez en Italia

19 agosto, 2020

Leonardo Del Vecchio

12 agosto, 2020

Di no a las gaseosas