El Mañana de Nuevo Laredo

Mauricio Belloc

Con el Mazo Dando

Mauricio Belloc

27 mayo, 2020

Hacerse wey y robar es…



… Estar bacheando a lo baboso o idiotamente pasársela parchando cuadras y cuadras de la ciudad, pero en cuadritos salteados, en rectángulos o porciones por aquí y por allá, siempre trabajando con pura bazofia, o sea, mucha tierra, algo de chapopote, unos gramos o granos de cemento y el remate que es la pintura negra. Pero estos vivales saben muy bien que la carpeta ya no sirve, que todo eso es inútil, pero es así como ganan mucho dinero en ello.

PEGÁNDOLE AL VIVO

Que la calle ya desapareció, que es muy débil la carpeta y que lo mejor es volver a empezar, o sea, levantar todo ese mugrero, hasta el subsuelo, llegar a la tierra suelta, volver apisonar e iniciar todo el proceso. Así hasta llegar hacia arriba de cada vía, hasta la capa de concreto hidráulico o pavimento, a la superficie. Hacer todo de nuevo, pero bien y con verdaderos materiales.

NEGOCIO MACIZO, SUELO FALSO

Lo de este gobierno burricipal es hacerse buey o vaca, tirando el dinero, pero tirándolo hacia su bolsillo, derrochando la lana del pueblo con el dizque bacheo. Mejor sería dejar de hacerse tontos, ya no facturar por muchos millones de pesos, calles reparadas por completo, pero mal hechas. Lo que corresponde es hacerlas bien pero a la primera, con bastante calidad, para no estar todo el santo año, bacheando y echándole remedios estúpidos que todo sabemos es lana para la alcachofa y dos que tres gaviotones, en cuadro muy chico.

EL PUEBLO LO SABE

Es el “preciso” del rancho, el director del departamento de bacheo y el proveedor de tales materiales los que se llevan el pato al agua. Y el tal proveedor no existe, son ellos mismos con sus empresas fantasmas o su baraja de prestanombres. El bacheo o la reencarpetación de las brechas de la ciudad, es un mega grosero negocio de dos o tres y ¡Nadie más! Y el pueblo de Nuevo Laredo eso lo sabe muy bien. Para ellos, estas lluvias “atípicas” (traen de moda esa palabreja) son una bendición que los está enriqueciendo aún más.

RÍO PÁNICO NO PÁNUCO

“¡Echen paja que ahí les voy!” “¡Agárrenme que soy ratera!” dice la raza cábula que gritó la ñora conductora de un carro, cuando en la madrugada de este martes de verduras, le movieron el piso y se fue a la verdolaga pa´bajete. No quiero ni saber el Pedrón que se sacó, cuando sintió como que se iba al mismísimo infierno, en la esquina de Anáhuac y Río Pánuco, colonia Madero. ¡No te acabes Nuevo Laredo! (pero parece que sí te estás acabando).

MUY MADREADO EL RANCHO

Y apenas van dos o tres rounds, falta lo bueno de las lluvias, toda esta semana y entrandito la otra. ¿Ya vieron cómo quedó la Carretera Aeropuerto a la altura de Transportes TUM? Como que habría que suspender todo el programa de obra pública y reconsiderar todo, ahí hay un problemón bruto. Olvídense de Mega Parque y Centro de Convenciones, se debe establecer una verdadera lista de prioridades. De invertir inteligentemente la riqueza del presupuesto de arriba de 3 mil 300 millones de pesos para este 2020, miren que no llevamos mucho del año y por ende, debe haber una muy buena lana.

BUJEROS, JOYOS, BACHES…

…Socavones, hundimientos, pocitos y boquetones. En eso se debe meter la lana de un pueblo como Nuevo Laredo, porque una ciudad con tanto capital, no debe sufrir estas condiciones tan adversas, un subsuelo para llorar. Y al decir subsuelo, hablamos también de invertirle a redes de agua potable, drenaje (pluvial y sanitario) y en el sistema de alcantarillado. Olvídense de otras babosadas, la ciudad necesita el billete metido abajo de la tierra. ¡Y calles!, sí, verdaderas calles, no los potreros que tenemos. Nada de albercas y otras zonzeras, ni regalarle el dinero a fuereños como los del World Trade Center.

HAY TIEMPOS PARA TODO

Tal vez más adelante sea necesario lo del balneario, lo de otros sitios de diversión para goce del pueblo, ni duda cabe que se requieren nuevos hospitales -siempre y cuando se mantengan y se sostengan envidiablemente los que ya se tienen- y demás mobiliario urbano como puentes y pasos a desnivel. Bulevares, libramientos y otras arterias gruesas grandes obras de comunicaciones y transportes. Pero no en estos tiempos de tantas carencias y acumulando un bonche de problemas.

RICOS PERO MUY POBRES

Recordar que somos un pueblo pobre, con un gobierno rico. Sí, el dinero es del pueblo, pero los gobernantes se lo ingan, estos vivales bandidos se lo quedan. Ahora son tiempos de corregir los problemas dejados por tales raterías. De corresponderle un poco a Nuevo Laredo, ese que los ha hecho millonarios.  Dejar de robar, ya para alivianar al pueblo, poco a poco y dejando bien parada la ciudad. Se necesitará tiempo y dinero, son muchos lustros de raterías. Pero hay que empezar algún día. ¿No creen?

Más opiniones de
Mauricio Belloc

11 julio, 2020

Tristeza color plomo

9 julio, 2020

Con una buena tenemos

7 julio, 2020

Qué linda reatita

6 julio, 2020

¿Cuántos de 20 dlls?

5 julio, 2020

Maldito Covid-19