El Mañana

domingo, 20 de octubre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Hackearon a Cabeza de Vaca

13 agosto, 2019

Hackearon los sitios oficiales del gobierno del Estado de Tamaulipas, prácticamente los agarraron indefensos y les colgaron imágenes en las que un grupo de hackers denominado “Oaxaca Hackers Team” se atribuía el golpe.

Momentos después el gobierno subió una imagen que daba a entender que la página estuvo inactiva por problemas “técnicos”.

Está en puerta la segunda audiencia del caso Domínguez, como la vez anterior se genera una gran expectativa por tratarse de uno de los más controversiales y con más inconsistencias.

Además de la resolución, los involucrados tienen la incertidumbre de si la autoridad pondrá alguna otra excusa absurda como medida dilatoria, como la ocasión anterior en que se suspendió por que fallaba el internet para hacer el enlace con los demás señalados que se encontraban en Nayarit y Altamira.

Para variar Comapa comenzó la semana con un corte del servicio del agua potable en algunas colonias que dependen de la Planta Norte y como es usual no regresó en el plazo que habían prometido.

También es común que de entrada en sus comunicados atribuyan sus fallas a todos menos a ellos mismos y ahora le echaron la culpa a CFE, lo que a opinión de muchos -en caso de ser cierto- sería una culpa compartida, pues es necesario tener un suministro de respaldo, aunque por las dimensiones del equipo esto sea un tanto más complejo.

Es muy triste ver niños pidiendo dinero en las calles, para quienes son padres es más triste aún pues ven en ellos a sus hijos de edades similares que están en la escuela estudiando o -durante vacaciones- en casa jugando, algún campamento de verano o recién retornados de algún viaje recreativo, pero no sufriendo las inclemencias del tiempo buscando el sustento de cada día con las moneditas que la gente les pueda otorgar.

En muchos -prácticamente la mayoría- de los casos los niños que vemos en las calles vendiendo flores, chicles, limpiando vidrios o simplemente pidiendo dinero, tienen cerca de ellos a un adulto que vigila el dinero que obtienen y los reprimen si no consiguen lo suficiente.

Es dinero que es de provecho para esos adultos y no en beneficio de los menores, son personas que lucran con la “lástima” o ternura que puedan provocar los niños para obtener más dinero.

Esto no puede llamarse de otra manera que explotación infantil, en la que además de lucrar con los menores se les priva de una infancia bonita.