El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Hackers & ‘Packs’

18 febrero, 2019

Recientemente se dio la noticia de un joven de la Colonia Benito Juárez que presuntamente se dedicaba a “hackear” -irrumpir- cuentas de Facebook para encontrar entre sus conversaciones privadas o ‘inbox’ algunas fotos o ‘packs’ que consisten en paquetes de imágenes donde la persona aparece desnuda o en otras situaciones comprometedoras y de esta manera extorsionarla económicamente bajo la amenaza de publicar tal material.
Es la primera vez en la ciudad que hay consecuencias penales para algo de tal naturaleza aunque Nuevo Laredo no es ajeno a situaciones de este tipo. Recién hubo también una crisis luego de que alguien realizara un compendio de imágenes también muy comprometedoras de jovencitas de múltiples escuelas de la localidad, lo que derivó en una serie de problemas para las involucradas.
Además de que constituye una ilegalidad, el daño moral para todas las involucradas fue mayúsculo, algunas fueron constantemente chantajeadas, prácticamente cada vez que los poseedores de las fotografías necesitaban dinero; varias de las afectadas han requerido atención psicológica, incluso hay quienes relatan que tuvieron fuertes problemas familiares cuando esas imágenes circularon, llegando también a cambiar de escuela.
A diferencia del reciente arresto en que el señalado accedía a cuentas de Facebook para extraer imágenes de las conversaciones, en el incidente colectivo anterior los ‘packs’ -paquetes- de fotografías fueron compartidos por otros jovencitos en edad estudiantil que recibieron el material de las chicas en alguna relación de noviazgo o bajo la confianza de no compartirlo más adelante, pero evidentemente esa promesa fue rota y las muchachas expuestas.
La problemática no ha concluído, pues aunque ya existe policía cibernética y algunas legislaciones un poco más actualizadas para criminalizar estas prácticas, en redes sociales hay grupos privados que funcionan como un mercado negro de ‘packs’ donde se lleva a cabo una compra/venta de ese material desde la comodidad del anonimato tanto de los compradores como los vendedores, quienes reciben depósitos electrónicos que se pueden hacer en cualquier tienda de conveniencia.
La recomendación no ha cambiado, incluso en algunas regiones de México y Estados Unidos se ha hecho una campaña que llama principalmente a las jovencitas a no confiar o tomarse fotografías y enviarlas a sus novios o cualquier persona que una vez concluída la relación o simplemente fallando la promesa de discreción, compartan más adelante tan íntimo material que una vez que llega a las redes, no hay vuelta a atrás, pues continuará circulando de manera indefinida.