El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

18 octubre, 2020

Hasta ahora se mueven… y muy apenas



Tuvieron que pasar 45 días y una cantidad de contagios de dengue que no se veían desde el 2014 para que el Municipio se pusiera a fumigar la ciudad, justo cuando la ciudad está hasta el cuello de casos.

Para acabarla, estas últimas semanas se han acentuado los reportes de aguas estancadas y brotes de aguas negras que preocupan a los vecinos por tratarse de las condiciones propicias para el desarrollo del mosquito o vector transmisor del dengue y otras enfermedades, especialmente cuando ya se han presentado casos en las respectivas colonias donde se hacen las denuncias.

Solamente esta semana recibimos más de una decena de reportes de vecinos preocupados, algunos de ellos hasta trajo consigo la organización de los propios colonos para dar a conocer un conjunto de reclamos en ese sentido.

La verdad es que a los casos que hemos acudido -porque aún nos faltan algunos por atender- han sido muy comprensibles, son reclamos a las autoridades, pues se tratan de aguas estancadas o descargas de aguas residuales con un olor que no sólo es molesto al trascender hasta el interior de sus hogares, sino que ha enfermado, según vecinos de la Benito Juárez, a varias personas vulnerables.

Definitivamente no puede ser bueno estar oliendo las 24 horas del día la pestilencia del agua estancada, entendiendo que el olor está compuesto de las partículas, es decir, que respiramos fragmentos de eso que se percibe, claro en pequeñas dosis, pero en ocasiones esa constante exposición es suficiente para provocar afecciones.

Entre los llamados frecuentes que hemos recibido en las últimas semanas, varios vecinos han insistido en la tremenda suciedad que han acumulado los panteones municipales, especialmente en el marco de que los ciudadanos están acudiendo previo al cierre programado de dos semanas alrededor del Día de Muertos.

Al acudir a verificar ese reporte se constató que los fieles difuntos están descansando entre la basura y la maleza acumulada por la falta de mantenimiento municipal.

En general, la ciudad ha mostrado un enorme descuido en los últimos meses, más de lo que estamos acostumbrados a ver en la administración Rivas, las cosas más básicas no se están haciendo y las más complicadas tampoco, lo que nos lleva a la pregunta del millón de dólares: ¿Entonces qué está haciendo el Municipio con el presupuesto de los neolaredenses?, pues ni siquiera el mantenimiento hacen.

Lo peor es que cuando llegan a hacer labores de mantenimiento lo quieren hacer ver como si fuera una obra, cuando se supone que ya debe formar parte de sus actividades usuales.

Más opiniones de
Los Redactores