El Mañana

martes, 19 de noviembre de 2019

Ana Cristina Martínez
Pasos de éxito Ana Cristina Martínez

Hoy me duele México

21 octubre, 2019

La educación como mayor arma para derrocar a la violencia. Hoy me duele México ante los hechos ocurridos en Culiacán, Sinaloa. Es una ciudad de las muchas que sufren de esta infección social. Donde cada ciudadano se juega la vida por salir al banco, a sus compras, a la escuela, a su trabajo, simplemente a vivir.
Estamos viviendo la peor época que se ha visto en nuestra historia, me atrevo a decir esto por que ahora estamos acostumbrándonos a vivir en medio de la guerra. Una guerra que puede estar controlada, que puede mañana terminar, sin embargo no ha terminado por falta de fuerza ética, de valores y programas que involucren a un jovencito a salir adelante por medio de la educación.
Las presas fáciles las consiguen dentro de las Primarias donde por una cantidad mínima de dinero, un radio y un puesto en una esquina los integran a bandas delictivas.
La primera cortada que se irá infectando es ese jovencito arrancado de su hogar para delinquir, acabar con su vida y con la de otros.
La ignorancia juega un papel de poder, entre menos sepas eres el mejor candidato, así te moldean y te insertan la información que necesitan.
Hoy me duele México, saltan por todos lados los brotes de infección social, salta por todos lados la verdad de un país arrodillado por una violencia ya añeja.
La fuerza comienza a ceder y como un enfermo, cae en cama. Las mejores vacunas se inyectan dentro de los salones de clases, al inspirar a un niño a sonar en grande, darle las herramientas necesarias para lograrlo, e implantar el amor por la patria para que jamás se dedique a matar a otros seres humanos.
Los modelos educativos de Finlandia son ejemplo para el mundo, excelencia dentro del salón de clases y fuera del salón de clases. Los niños van a la escuela unas horas, aprenden a crear, conservar, respetar, antes de aprender a leer.
Después, la lectura y el respeto al medio ambiente son parte fundamental del desarrollo de cada niño finlandés. Los jóvenes y los padres de familia en Finlandia sienten un profundo respeto por cada profesor, ya que es una carrera prestigiosa muy bien pagada.
Del otro lado del mundo tienen bien definido que la educación comienza en casa, ya que los niños entran por primera vez a la escuela cuando tienen 7 años.
Los padres están comprometidos a llevar de la mano a sus hijos en las tareas diarias del hogar, el respeto a la naturaleza, el amor a la patria, la búsqueda de la innovación para mejorar la vida de cada ciudadano.
Hoy me duele México, en cada plantel educativo en todo el país existen maestros con plazas compradas, que jamás han sido cuestionados sobre sus méritos o logros profesionales.
Luchan en contra de probar que sean los más adecuados para estar dentro de un salón de clases frente a pequeños que comienzan a construir su futuro.
Yo crecí en el México de los mejores maestros, donde la pasión por la docencia, el amor a la sabiduría, el respeto al prójimo, el honor a la patria, eran primero antes que cualquier otra cosa.
En los hogares no se permitía que se le faltara al respeto a los profesores, no se permitía contestar, no se permitía la falta de disciplina, mucho menos ganar dinero fácil.
Una sociedad millonaria que cultivaba el núcleo de la sociedad: la familia.
Lo malo era malo y punto, no había tonos grises que dieran espacio a las excusas sin fundamento. Estamos en un momento crucial de la vida, ¿le seguimos así o podemos cambiar el rumbo?
Los gobiernos parecen estar muy lejos de nuestra realidad, pero cada ciudadano puede unir sus fuerzas y luchar por lo mejor, por lo bueno para acabar con esta infección.
Un enfermo cuando cae en cama, necesita el apoyo de todos, las medicinas correctas, el diagnóstico correcto para salir adelante. Es justo lo que hoy en día podemos hacer, comenzar por nosotros mismos y exigirnos ver nuestra realidad. Fomentar el respeto, para nosotros mismos y para los demás, incluyendo el medio ambiente.
La familia unida siempre, la unión hace la fuerza, estar siempre al pendiente de los hijos en materia académica, de liderazgo, de servicio a la comunidad y como ser humano.
Hay que exigir programas académicos en los que la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas sean los pilares de la curricula.
El amor a la patria es primordial, tener el cuerpo erguido ante la bandera y el himno nacional con la mano en el corazón prometiendo “ser siempre fieles a los principios de libertad y de justicia que hacen de nuestra patria una nación independiente.”
Hoy me duele México, siento en carne propia el dolor de la violencia que se vive en muchas ciudades de esta hermosa nación.
El enfermo se puede recuperar, regresar con fuerza para transformar su vida y la de otros. Jean Piaget padre de la pedagogía moderna mencionó: “La meta principal de la educación es crear hombres que sean capaces de hacer cosas nuevas no simplemente de repetir lo que otras generaciones han hecho; hombres que sean creativos, inventores, y descubridores. La segunda meta de la educación es la de formar mentes que sean críticas, que puedan verifican y no aceptar todo lo que se les ofrece”.
Gracias por seguirnos en Facebook e Instagram “Pasos de Éxito,” al igual por sintonizar nuestro programa de radio los sábados a las 10:00 de la mañana por 107.3FM y lo pueden ver en vivo en las redes sociales de XHGTS.
Que tengan una excelente semana y a vivir plenamente en pro de un mejor futuro para nosotros, nuestros hijos, nuestros nietos y las siguientes generaciones.