El Mañana

viernes, 19 de abril de 2019

Juan Manuel Oliva
Lluvia azul Juan Manuel Oliva

La cima

10 marzo, 2019

Por ley natural TODOS  venimos a este mundo a realizar una actividad que beneficie a los demás; todos somos portadores de talentos desde el más simple hasta el más raro, habiendo quienes a edad madura aún no los han utilizado, los han torcido convirtiéndolos en acciones negativas que sólo los llevan a perderse.

Todos hemos  sido premiados con un talento o más, pero debemos identificarlos, ser creativos y primeramente poner a DIOS de nuestro socio para vencer en nuestra empresa.

De todos en general; surgen algunos seleccionados; por su propio sentimiento y pensamiento.

Su confianza en sí mismos es a prueba de todo; lo que hacen y dicen lo ponen  en práctica y a favor de los demás, reforzando con eso su buena voluntad.

Pero llega el momento en que todo cambia, intuyen que todo lo bueno que han logrado ya no será más, que hay que iniciar algo totalmente nuevo ya sea externo o interno, pues en  la mayoría de las veces ya se ha rebasado la mitad del promedio  de vida.

La desazón en el alma tiene su razón de ser, pues todo cambia en esta vida.

Si una mala situación te preocupa, ten fe y paciencia porque va a cambiar y a pasar; el tiempo se adueña de todo lo impredecible.

Si te va bien prepárate, no te confíes, pues irremediablemente todo va a al cambio.

A nivel mundo también todo cambia y en esas circunstancias sólo nos queda una cosa valiosa por demás, confiar en DIOS por sobre todas las cosas.

Nuestra ambigua experiencia es la fuerza que nos empuja, es el brazo de DIOS que nos sustenta.

La confianza desmedida en nosotros como individuos nos hace sucumbir ante el raudal de energía que le mudo produce: no aceptes el fracaso, no dejes que la desesperación te domine, lucha, no estás acabado, no aceptes dádivas ni versiones empobrecedoras, crea el modo, permite que tu espíritu sobresalga de entre el escombro con sus propias fuerzas.

Cuida tu salud interna y externa si la pierdes perderás todo, tu misión puede estar medio terminada y basado en tus ímpetus, continuarás, así es la vida.

Hay quienes la continuación la ven muy difícil, por el escaso ahorro material acumulado, recuerda tus inicios.

Existen quienes se han preparado en cuestión material, contando con lo suficiente para recomenzar, pero alejados de Dios es imposible; aun aplicando todo el esfuerzo.

Unos miran el futuro muy complejo, su mente al flaquear comienza a autodestruirse, no se atreven a dar ese paso pues el precio lo perciben demasiado alto.

Más allá de la mitad del camino siempre habrá algo que te anime, recuerda que cultivaste un árbol, escribiste un libro, educaste a tus hijos: pero es tu doble instrucción y tu intuición la mejor arma para afrontar, los cambios.

Hay muchos con mentalidad renovada saben todo de todo; la capacidad brota por todos sus poros, están totalmente de frente, a la vida.

El pensamiento positivo es imprescindible; con DIOS; todos somos mayoría, las capacidades son un regalo DIVINO que nos ilumina el camino.

El corazón de los elegidos para seguir adelante, es más humilde, en su palabra hay mas verdad, en su vida aprendieron mucho y reacomodan la armonía en su ámbito.

Avanzar hacia el final es más reconfortante hacerlo haciendo un bien para los demás sin esperar nada a cambio sobre todo si hemos tomado la recta final de nuestra existencia.

La lucha no es contra el tiempo, es contra ti mismo: dales de ti a los que contigo han llegado hasta donde estás en estos momentos, no te cierres, abre tus brazos y tu mente.

Padre Celestial que vives en los altísimos cielos: gracias, que nos escuchas. Amén. Amén.

Lluvia azul Juan Manuel Oliva

La Dieta

Lluvia azul Juan Manuel Oliva

La Salud