El Mañana

domingo, 21 de abril de 2019

Juan Manuel Oliva
Lluvia azul Juan Manuel Oliva

La Dieta

23 marzo, 2019

Hay dietas de diferentes tipos, pero la dieta física es la más tomada en cuenta; para planear una buena alimentación y llevar a cabo tan noble empresa; se necesita algo más que buena voluntad y valentía. Se necesita pleno conocimiento de causa y altos niveles de precaución para no caer en manos de mercenarios de la salud.
Nuestra mente debe estar preparada para soportar tan cruenta lucha, en estos casos todos creemos tener la solución en nuestras manos, o nos dejemos guiar por lo que lo que los demás dicen, hacen, o escriben.
Tratar de corregir la cuestión alimentaria casi nunca da el resultado que se busca, porque solo se enfoca al resultado físico, se olvidan las disciplinas mentales y de salud que se deben integrar en estos casos.
Para poder aspirar al éxito pleno se deben considerar algunos aspectos mentales, sujetarlos a la voluntad y ejercer la presión necesaria para permanecer sobre el objetivo: algo así como montar en un toro bravo.
Las tentaciones en estos casos no van a dejar de agobiarnos siendo las culpables de la mayoría de los fracasos, primeramente se debe comprender de lo que se trata antes de  aceptar el RETO; el cual se debe tomar con pleno conocimiento de causa y con la disciplina más férrea.
Debemos saber que la mente y el cuerpo son cosas diferentes, pero una sin la otra no funcionan en casos como este yo soy quien va a triangular el resto y poner a funcionar, la fuerza de voluntad, la disciplina la valentía y la fe, hasta ver que en mi cuerpo se transforme en lo que yo deseo.
Comenzare por cambiar mi alimento físico y después el alimento mental para que mi sentimiento trabaje para mi día y noche como siempre lo ha hecho, de que me sirve ganar el mundo entero, si me pierdo a mí mismo en salud.
Todo lo malo para mi organismo lo rechazare con un, no  y lo bueno lo aceptare con un si, por que yo así lo he decidido.
Mis valores deben ser buenos conmigo; porque lo que yo quiero para mi es bueno y se donde esta´ e iré por él, sin temor a equivocarme.
YO SOY YO Y MIS CIRCUNSTANCIAS  y mis cambios físicos habidos en mí, serán percusores de mi salud, por mi propia decisión.
Mi fuerza de voluntad será mi más grande arma apoyada en constancia, disciplina y valentía valores que son míos y que nadie podrá quitarme.
Solo debo hacer lo que debo, no lo que quiera hacer… y mi cuerpo agradecerá ese gesto de capacidad mental, condensando en mí la esencia de la frase… cuerpo sano en mente sana.
Sanare mi cuerpo sanare mi mente, sanare mi alma y mi espíritu para que mi sentimiento y mi pensamiento sean buenos y se logren mis propósitos.
La mente produce muchas cosas, buenas y malas lo cual debo seleccionar muy bien y procurar solo lo bueno, ya que en lo sucesivo será mi medicina.
Debo ser muy cuidadoso de mi interacción mental; pues  primero se produce un pensamiento el cual cae inmediatamente al lago del sentimiento, del cual sale convertido en una cosa.
Yo soy el principal responsable de mis acciones y debo corregir todo lo que sienta estar mal, de mi depende todo; no retrocederé en mi propósito.
Mi felicidad está sujeta a lo que yo haga y solo cosas buenas haré en mi propio beneficio, nada habrá que me haga retroceder, me planto firmemente ante el reto y digo, aquí estoy: cada paso que daré en adelante será con el firme propósito de llegar a, mi meta.
Mi valores cualidades y virtudes son bastantes para lo que yo necesito; la lucha es con algo que está en mi desde el mismo momento en que fui concebido y no será fácil vencer, pues la fuerza de la costumbre es desde un principio, pero también yo soy más que una sola cosa.
Gracias padre: por oírnos.

Lluvia azul Juan Manuel Oliva

La Salud

Lluvia azul Juan Manuel Oliva

La cima