El Mañana

jueves, 22 de agosto de 2019

Padre Leonardo López Guajardo
Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

La marcha

26 junio, 2019

Este próximo fin de semana, en docenas de ciudades por el mundo, se celebrará el día del orgullo gay, donde la extravagancia de algunos de estos desfiles, son los que ocuparán los principales espacios en las redes y en los medios de comunicación social. Donde los prejuicios, los gritos, los insultos, serán los más escuchados, en una sociedad, que necesita más la convivencia que la polarización.

La postura de la Iglesia Católica, está contenida en el Catecismo de la Iglesia Católica, un documento promulgado en 1994, en el que se emite el siguiente juicio:

“2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves, la Tradición ha declarado siempre que ‘los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados’. Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

“2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta (Subrayado mío). Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

“2359 Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana”.

Hasta aquí la postura oficial de la Iglesia, que muestra su limitación a una inclinación cuyo origen es desconocido, pero subrayando, eso sí, las características que debemos de tener hacia ellos: respeto, tolerancia, y más importante aún para la convivencia humana, ninguna discriminación ante ellos.

Todo tipo de violencia en contra de quienes tienen esta inclinación, no tiene ninguna justificación religiosa.

Ante un problema tan delicado, la intolerancia de cualquiera de las dos partes, no ayuda a la convivencia humana e impide un verdadero diálogo, en el cual, disentir es un derecho de cualquier parte, siempre y cuando, el respeto y la auténtica tolerancia deben ser tomados en cuenta.

En un artículo de internet de la publicación Animal Político, se publican las siguientes ideas:

“Dos de cada 10 se sienten incómodos ante alguien gay y menos de 10% acepta que la preferencia por alguien del mismo sexo es natural, en una escena en que suman mayoría quienes afirman que son respetuosos con homosexuales y lesbianas.

“La idea que la homosexualidad es un ‘defecto moral’ domina en la sociedad conservadora, pues 48.3% personas dijo eso a encuestadores de Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), que también averiguaron que 23 de cada 100 personas aseguraron que es una decisión que se debe respetar y 9 que es algo normal.

“Al preguntar sobre el origen de la preferencia sexual por alguien del mismo sexo, 51.6% respondió que gay se nace, pero 31.1% contestó que se hace en el camino de la vida.

“Los encuestadores preguntaron ¿en algún momento de su vida usted ha sentido atracción por alguna persona de su mismo sexo? El no dominó totalmente con 94.8%. Sólo 4.3% confesó que alguna vez vio con ojos de deseo a alguien de su mismo sexo.

“800 llamados telefónicos fueron hechos por todo México para saber la posición de la gente con la comunidad gay y el pensamiento se fragmenta sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo: 30.9% dice que está algo de acuerdo con esos enlaces y 18.6% muy de acuerdo, mientras 4.9% no se inclina por ninguna opción. Pero 18.2% se opone un poco y 22.8% los desaprueba.

“¿Qué tan discriminados son los gay en México? 60.7% de los mexicanos dijeron que mucho y otro 24.6% que algo. Sólo 20.5% cree que se les maltrata poco y 2.3% piensa que nada de eso pasa.

“Los escenarios de la discriminación son la calle (37.3%), escuelas (22.9%), casa (9.2%), trabajo (8.7%), bares, restaurantes, centros nocturnos y prensa (4.2%) y otros (9.5%). Las presiones sociales tienen reflejo en muchos campos, 43.3% de los consultados señala que afectan mucho a los homosexuales para conseguir trabajo, 27.1% que algo afecta; mientras 14.4% dice que impacta algo y 9.9% que nada.

“¿Qué tan de acuerdo está en que los matrimonios de personas del mismo sexo puedan adoptar niños?: 16.3 de los ciudadanos afirmó que está muy de acuerdo y 33.5 lo acepta, esto contra 22.3 que se dice algo conforme con la idea y 20.9 que la rechaza absolutamente. 3.3 dice que le da igual.

“Entre quienes aceptan la adopción por parejas gay, 45% consideró que la edad del niño debe ser de un año o menos, 21.5% de más de seis años, 11.6% uno a dos años, 10.9% de 3 a 6 años y 11% no respondió o salió del paso con un no sé.

“6 de cada diez personas afirman que es positivo que los gay manifiesten su inclinación sexual, pero 21 de cada cien confesó que se sienten incómodos con los homosexuales, pero aun unos cuatro sienten asco y uno coraje”.

Hasta aquí el estudio, donde la convivencia humana no se sostiene con gritos, reclamos y extravagancias sino con sensatez y respeto, en el cual, como siempre, usted tiene la ultima palabra.

padreleonardo@hotmail.com

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Patrick

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

5,000 pesos

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

2050

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

La soledad