El Mañana de Nuevo Laredo

Sebastián Martínez de la Rosa

La educación somos todos

Sebastián Martínez de la Rosa

22 octubre, 2020

La recarga



Cuando inició la Jornada Nacional de Sana Distancia en marzo pasado, los docentes y directivos pensamos que al trabajar desde nuestro hogar se nos facilitaría la labor docente. Pensamos que al no asistir de manera presencial a las escuelas se nos quitaría una gran cantidad de carga administrativa… ¡error!

Resulta que los maestros están utilizando su tiempo y espacio familiar para atender labores educativas y administrativas. Los padres y alumnos no son conscientes de que el maestro y el director tienen una jornada que cubrir y no tienen la obligación de atender fuera de ese tiempo. El hacerlo representa un esfuerzo y un favor que el docente o directivo está haciendo a la comunidad; sin embargo, muchos padres de familia -inconscientes- se atreven a pensar que quienes laboramos en el ámbito educativo estamos a su entera disposición durante todo el día, y si no los atendemos corren a quejarse con nuestras autoridades.

Cuando era alumno de primaria, yo pensaba que los directores no hacían nada, los escolares de aquellos tiempos pensábamos que la función del director no era otra más que regañar y estar en la dirección leyendo el periódico, tal vez en aquel entonces algunos se podían dar ese lujo, tal vez porque no contaban con los adelantos tecnológicos actuales, en donde gracias al internet y comunicación directa mediante radio, las indicaciones nos llegan durante todo el día y siempre la información solicitada era para ayer.

Desde que ingresé al servicio docente he visto cómo se incrementa la avalancha de convocatorias, formatos y requerimientos -algunos verdaderamente inverosímiles- que los directores y maestros estamos obligados a rendir; total, entre más se menciona las descarga administrativa… ¡más se incrementa!

Como ejemplo le puedo mencionar lo que yo vivía durante la primera semana de clases cuando fungía como director de escuela primaria: Desde el lunes comenzaba mi semana recibiendo documentación para becas estatales, cotejando boletas y realizando constancias para becas municipales, atendiendo a las señoras que buscaban lugar para sus hijos, anotando los datos de las que se encontraban inscritas en el programa de oportunidades, atendía niños que se quejaban de algún compañero, lidiaba con un problema de luz que padecíamos y desde luego estar al pendiente de las indicaciones que al momento estuviesen llegando… ¿y la escuela?

Ante la situación descrita… no faltaba la señora que no sabía ni para qué era la constancia que las demás solicitaban, pero que ella también pedía.

Como empleado de gobierno, entiendo que la gran mayoría de los datos requeridos son importantes para la estadística y buen funcionamiento del sistema; entiendo que la prioridad es el que la información fluya en el momento y sobre todo que sea real y oportuna… lo que no entiendo es el por qué se nos solicita con retardo y por qué se nos delegan responsabilidades que otras dependencias están más obligadas a realizar, un ejemplo de ello es el pesaje y valoración óptica de los alumnos que los maestros de grupo realizan.

Nuestras autoridades deben valorar la importancia de la labor del director como guía pedagógico y administrador de una institución que forma ciudadanos, los directores no son simples burócratas esperando llenar formatos y atender convocatorias sobre campañas que a veces dan la impresión de ser “inventadas al vapor”.

La vista del director debe estar fija en el trabajo del docente, en la planeación de actividades a desarrollar en línea durante este tiempo de pandemia, en buscar el mejoramiento pedagógico de la escuela que dirige y sobre todo en formar una mística de trabajo que permita darle una identidad a la institución ante la comunidad que la rodea.

Como Supervisor estoy muy orgulloso de mis escuelas y del trabajo que mis maestros realizan, estoy muy contento y satisfecho con las ganas que cada uno de nuestros alumnos le imprimen a su labor diaria y valoro el esfuerzo que los padres realizan por cumplir con la nueva normalidad educativa… lamentablemente ante la carga administrativa a veces no podemos apreciar todo esto, pero sabemos que ahí está.

Espero que la descarga administrativa se haga realidad un día…

Más opiniones de
Sebastián Martínez de la Rosa

29 octubre, 2020

El Súper Supervisor

15 octubre, 2020

El canto de las sirenas

8 octubre, 2020

El regreso a las aulas

24 septiembre, 2020

Hace veinte años

17 septiembre, 2020

La Escuela de Tiempo Completo

10 septiembre, 2020

Secretario de Educación

3 septiembre, 2020

Armida