El Mañana

domingo, 25 de agosto de 2019

Padre Leonardo López Guajardo
Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

La soledad

17 julio, 2019

“Mueren cuatro hombres en la soledad absoluta”. Así decía el encabezado en una de las páginas dominicales de El Mañana, donde, cuatro personas fueron encontradas muertas. En algunos casos, sus cuerpos ya estaban en descomposición.

Ignoro cuál haya sido la razón de la soledad que vivían, pero morir en ese abandono, no es precisamente el final que quisiéramos en nuestras vidas. Sin embargo, esto puede ser una muestra de la debilidad emocional de muchos de nosotros que nos impiden tener un equilibrio emocional o, por lo menos, sensatez en las decisiones que tomamos.

En un documento del año pasado, el Papa escribió sobre los peligros de una mentalidad que provoca este tipo de desenlace… u otros peores.

“El consumismo hedonista puede jugarnos una mala pasada, porque en la obsesión por pasarla bien terminamos excesivamente concentrados en nosotros mismos, en nuestros derechos y en esa desesperación por tener tiempo libre para disfrutar. Será difícil que nos ocupemos y dediquemos energías a dar una mano a los que están mal si no cultivamos una cierta austeridad, si no luchamos contra esa fiebre que nos impone la sociedad de consumo para vendernos cosas, y que termina convirtiéndonos en pobres insatisfechos que quieren tenerlo todo y probarlo todo. También el consumo de información superficial y las formas de comunicación rápida y virtual pueden ser un factor de atontamiento que se lleva todo nuestro tiempo y nos aleja de la carne sufriente de los hermanos. En medio de esta vorágine actual, el Evangelio vuelve a resonar para ofrecernos una vida diferente, más sana y más feliz.

“También los cristianos pueden formar parte de redes de violencia verbal a través de internet y de los diversos foros o espacios de intercambio digital. Aun en medios católicos se pueden perder los límites, se suelen naturalizar la difamación y la calumnia, y parece quedar fuera toda ética y respeto por la fama ajena. Así se produce un peligroso dualismo, porque en estas redes se dicen cosas que no serían tolerables en la vida pública, y se busca compensar las propias insatisfacciones descargando con furia los deseos de venganza. Es llamativo que a veces, pretendiendo defender otros mandamientos, se pasa por alto completamente el octavo: ‘No levantar falso testimonio ni mentir’, y se destroza la imagen ajena sin piedad. Allí se manifiesta con descontrol que la lengua ‘es un mundo de maldad’ y ‘encendida por el mismo infierno, hace arder todo el ciclo de la vida’.

“La firmeza interior que es obra de la gracia, nos preserva de dejarnos arrastrar por la violencia que invade la vida social, porque la gracia aplaca la vanidad y hace posible la mansedumbre del corazón. El santo no gasta sus energías lamentando los errores ajenos, es capaz de hacer silencio ante los defectos de sus hermanos y evita la violencia verbal que arrasa y maltrata, porque no se cree digno de ser duro con los demás, sino que los considera como superiores a uno mismo.

“No nos hace bien mirar desde arriba, colocarnos en el lugar de jueces sin piedad, considerar a los otros como indignos y pretender dar lecciones permanentemente. Esa es una sutil forma de violencia. San Juan de la Cruz proponía otra cosa: ‘Sea siempre más amigo de ser enseñado por todos que de querer enseñar aun al que es menos que todos’.

“Y agregaba un consejo para tener lejos al demonio: ‘Gozándote del bien de los otros como de ti mismo, y queriendo que los pongan a ellos delante de ti en todas las cosas, y esto con verdadero corazón. De esta manera vencerás el mal con el bien y echarás lejos al demonio y traerás alegría de corazón. Procura ejercitarlo más con los que menos te caen en gracia. Y sabe que si no ejercitas esto, no llegarás a la verdadera caridad ni aprovecharás en ella”.

Ir a contracorriente, pero las soluciones fáciles nunca serán las mejores soluciones. No podemos vivir como si nuestro futuro no importara, porque ese futuro tan temido llegará más pronto de lo que quisiéremos. Pero en eso, como siempre, usted tiene la última palabra.

padreleonardo.hotmail.com

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Patrick

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

5,000 pesos

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

2050